Cholila Online

 

A pesar de que se trata de una celebración por el 9 de Julio, el discurso Sánchez renovó las críticas de la Iglesia católica a la legalización del aborto, que desde este martes se comenzará a discutir en el Senado.

"Respetemos este derecho fundamental que tiene todo ser humano, todo argentino", reclamó el arzobispo ante autoridades nacionales y provinciales. "El valor inalienable de la vida es un derecho que tiene todo argentino. Toda vida vale. Todo hombre es importante. No hay sobrantes en la Argentina. Nos toca edificar desde la promoción de la vida. El aborto es muerte de un inocente, de un niño y de un argentino", consideró el líder eclesiástico.

"No nos engañemos ni dejemos engañar", agregó. "Nadie tiene derecho a eliminar la vida de otro ser humano", sostuvo Sánchez en su homilía. 

Las palabras del arzobispo fueron una continuidad de la multitudinaria misa que ofició en Luján el titular de la Conferencia Episcopal Argentina, monseñor Oscar Ojea. Ante miles de personas, Ojea lamentó que el proyecto despenalizador esté a punto de convertirse en ley, porque, según dijo, "legitimaría la eliminación de un ser humano por otro ser humano".

Bajo el lema "Misa por la Vida", cientos de personas poblaron el sábado Luján, vistiendo pañuelos celestes en señal de rechazo a la iniciativa que ya obtuvo media sanción en Diputados. En ese marco, Ojea resaltó el "momento tan delicado" en el país y se mostró "perplejo y dolorido ante la posibilidad de que se sancione la ley de despenalización del aborto".

En la misma línea, se expresó Sánchez en Tucumán, quien destacó las convocatorias a las marchas en contra de la ley y las críticas de los profesionales de la salud, que organizaron la campaña mediática #NoCuentenConmigo. "Cuántos argentinos se han pronunciado últimamente a favor de la vida, cuántas familias, cuántos jóvenes, cuantos ancianos. Por ejemplo, cuántos médicos y agentes sanitarios han expresado no cuenten conmigo para el aborto. En coherencia con lo que han jurado y por la vocación que han recibido y la misión que realizan en nuestra Patria. Porque Vale Toda Vida", dijo el religioso en la catedral tucumana.

"Hoy hay muchos argentinos marginados que necesitan de otros argentinos. Necesitamos escuchar la voz de los que no tienen voz", manifestó en sintonía con las palabras de Ojea.

En la catedral Nuestra Señora de la Encarnación, el monseñor recordó que el Señor impulsa a "construir la Patria sobre un cimiento sólido, sobre roca, para que la Patria permanezca firme ante las tempestades que nos toca sufrir" y advirtió: "Porque si edificamos sobre arena la ruina será grande".

El prelado exhortó a edificar la Patria sobre "la roca sólida de la Justicia y el respeto a los derechos de cada uno y no en la arena de leyes injustas que atropellan el derecho de los demás", al recordar: "Cuántos abogados han manifestado últimamente defender siempre el derecho fundamental de la vida. Porque Vale Toda Vida".

"Edificando nuestra Patria sobre la roca sólida de la solidaridad, la caridad y el servicio a los necesitados y no en la arena del egoísmo, de la mezquindad y la indiferencia. Hoy hay muchos argentinos marginados, descartados y sobrantes que necesitan de otros argentinos que los incluyamos, los respetemos, los cuidemos, los consolemos y los dignifiquemos a través de nuestras acciones concretas de cuidar toda vida, en toda circunstancia y etapas del ser humano. Generando la cultura dela vida y el encuentro. Porque Vale Toda Vida", subrayó.

Los festejos por el 9 de Julio comenzaron temprano en la plaza Independencia con la ceremonia de izamiento de bandera y un chocolate patrio. Allí, el gobernador tucumano Juan Manzur estuvo acompañado de funcionarios del Gabinete provincial, vecinos, estudiantes y cadetes de las fuerzas de seguridad. Luego, el titular del Ejecutivo local se dirigió junto a sus funcionarios a la Catedral para participar del Tedeum, de que también participó la vicepresidenta, quien se mostró distante del mandatario.



Ambito

Publicar un comentario

 
Top