Cholila Online

 

El Juez Jorge Novarino, dicto sentencia condenatoria, en el marco de un juicio contra un sujeto de 35 años, acusado por el delito de abuso sexual .

En este contexto, el magistrado impuso al depravado a la pena de 2 años y 8 meses de ejecución condicional, por considerarlo autor del delito de abuso sexual simple, cometido en reiteradas oportunidades.

Asimismo, le fijo el cumplimiento obligatorio de reglas de conducta. Durante el tiempo que dure la sentencia , el condenado deberá: fijar domicilio, presentarse cada tres meses ante el Servicio de Control, abstenerse del consumo de estupefacientes y bebidas alcohólicas. También le prohibió establecer contacto, por toda vía, con la víctima.

En la sala de audiencias de la Oficina Judicial, se desarrollo una audiencia de lectura de la sentencia. El acto judicial fue presidido por el Juez Jorge Novarino. En representación de la Fiscalía, asistió el Fiscal Herminio Gonzales Meneses. Por la Defensa Publica, participaron los abogados Gustavo Oyarzun y Marcelo Catalano.

En esta instancia, Novarino, dio lectura a la parte resolutiva de su fallo. En este contexto, informo que no hacia lugar al pedido de nulidad sobre la Cámara Gesell, efectuado por la Defensa Publica. Luego, indico que declaraba al acusado autor penalmente responsable del delito de abuso sexual simple. Con respecto a la pena, le impuso una condena de 2 años y 6 meses de prisión, de ejecución condicional.

Según consta en la acusación publica presentada del Ministerio Publico Fiscal, los hechos investigados ocurrieron entre diciembre del 2015 y febrero del 2016, en el domicilio que el acusado-familiar directo de la víctima- compartía con una menor de edad y su grupo familiar.

En ese contexto, aprovechando la ausencia momentánea (por motivos laborales) de los padres de la niña, el sujeto incurrió en tocamientos impúdicos, en partes intimas de la menor, en reiteradas oportunidades.

Síntomas y secuelas del abuso

UNICEF sostiene que los niños, niñas y adolescentes que han sido o son abusados sexualmente pueden estar aparentemente asintomáticos. Muchos muestran síntomas que no son específicos ni exclusivos del abuso sino que se asemejan a otros tipos de trauma, como por ejemplo el maltrato físico y emocional, haber sido testigos de violencia o haber vivido catástrofes. Las manifestaciones adquieren diferentes expresiones súbitas o solapadas.

- Incremento de pesadillas y problemas para dormir.

- Conducta retraída.

- Estallidos de angustia.

- Ansiedad.

- Depresión.

- Rechazo a quedarse solos con una persona en particular.

- Conocimiento inapropiado para la edad acerca de la sexualidad, que se manifiesta mediante conductas y lenguaje sexualizados.

Los niños menores de tres años pueden presentar lesiones genitales y reacciones inespecíficas que, en un principio, parecen inexplicables: irritabilidad, rechazos, regresiones, llanto, trastornos del sueño y el apetito. En cualquiera de estos casos, no debería descartarse la sospecha antes de una cuidadosa evaluación por parte de profesionales especializados.

La denuncia

Según el artículo 9 de la Ley 26.061, cualquier persona que sospeche o tome conocimiento de malos tratos o situaciones que atenten contra la integridad psí- quica, física, sexual o moral de un niño, niña o adolescente, lo mismo que cualquier otra violación a sus derechos tiene la obligación de comunicarlo al organismo de protección. Los adultos que tienen a cargo la responsabilidad parental y quienes se desempeñan en organismos asistenciales, educativos y de salud del ámbito público o privado no solamente deben comunicar al organismo de niñez la situación de abuso para que puedan tomarse las medidas de protección necesarias, sino que además tienen la obligación legal de realizar la denuncia judicial. El primer organismo interviniente debe denunciar el hecho y para hacerlo no es necesario cumplir con ninguna condición. Para formular la denuncia no se requiere el pedido de autorización de un superior jerárquico ni la asistencia de un abogado.

Si tomás conocimiento de una situación de abuso o tenés sospechas de ella. Ponete en contacto con la Fiscalía o el Servicio de Asistencia a la Víctima del Delito.

En Sarmiento podes acercarte al edificio ubicado en Avenida Ingeniero Coronel n°556 o llamar al (0297) 4898090-4898067. Tambien atienden en las oficinas de la calle 28 de julio n°430 y el teléfono (0297) 4898327.

Publicar un comentario

 
Top