Cholila Online

 

Con una extensa jornada comenzó hoy la audiencia de debate relacionada con el juicio oral y público en la causa donde se investiga la muerte de Candela González, de 14 años, ocurrido el 29 de abril de 2017 en la plazoleta del barrio luz y fuerza de Trelew, y por el cuál se encuentran acusados Jorgelina Domínguez Reyes como autora y Nicolás Almendra en carácter de partícipe necesario. El tribunal está compuesto por los Jueces José García, quien preside el cuerpo, acompañado por Alejandro Defranco y César Zaratiegui.

El Ministerio Público Fiscal está representado por los fiscales generales María Tolomei y Arnaldo Maza, sumándose el funcionario de fiscalía Enrique Kaltenmeier, en tanto que actúa como querellante la madre de la víctima patrocinada por el abogado Federico Espiro. Las defensas son ejercidas a través de Lisandro Benítez y Flora Mollard, respecto a Jorgelina Domínguez, mientras que Angela Gómez Lozano defiende a Nicolás Almendra.

Esta primera jornada resultó intensa a partir de las presentaciones efectuadas por las partes, y los testimonios escuchados, lo que extendió el evento desde las 9,40 hasta las 15 aproximadamente, con algunos cuartos intermedios incluídos. La fiscal María Tolomei aseveró que durante la tarde del 29 de abril del año pasado, cerca de las 17,30, Jorgelina Domínguez ejecutó a Candela efectuándole tres disparos, impactando uno de ellos en el hombro izquierdo y otro directamente en la cabeza, desde una
distancia de cinco metros y diez metros respectivamente. Disparó dos veces mas a quien acompañaba a la víctima, una jóven de 20 años, a quien también intentó darle muerte, pero la perjudicada alcanzó a resguardarse detrás de unos bancos existentes en aquel sitio, luego de haber sido sostenida por la fuerza para no intervenir. 

De acuerdo a la hipótesis fiscal, Jorgelina planificó cada parte de esta ejecución buscando la eficacia en el golpe y tratando de lograr su impunidad, teniendo como propósito emitir un mensaje de poder, de autoridad, ejerciendo la potestad de querer eliminar a quien ella quiere, haciendo que la vean todos y dando a entender que la ley no la alcanza, manejando a todo el mundo incluyendo a los padres de la propia víctima. 

Con ese criterio su intención fue matar a quien desafía a la líder, y a tal fin necesitó la ayuda de al menos Nicolás Almendra, quien sabiendo lo que hacía intervino en el antes consiguiendo el arma, durante el hecho cuando contuvo por la fuerza a la amiga de Candela y en el después conduciendo el automóvil para alejarse y también haciendo desaparecer el arma.

La fiscalía realizó una amplia exposición apoyándose en una proyección que fue mostrando la conformación de grupos antagónicos con encuentros previos donde se produjeron incidentes, destacando dos de ellos, el último producido en enero de 2017 en la laguna cuando Candela y su amiga son agredidas por la propia Jorgelina, su madre y varias chicas mas. El día 28 de abril Candela se cita para una pelea a mano limpia con una de las integrantes del otro grupo, quien le manifiesta por redes sociales que iría acompañada por su tía pero que no intervendría, justamente Jorgelina Domínguez. Al día siguiente, llegan a la plaza cinco personas, entre ellas los acusados, quienes habrían utilizado dos autos, un fiat palio que no tenía buen arranque y un Peugeot 206 con el cuál llegan al lugar, ambos propiedad de la imputada principal 

En la plaza estaban Candela, junto a sus dos amigas, una de las cuales decide dirigirse en moto a casa de la madre de la víctima para llevar unas compras y es en ese instante cuando se produce el arribo del otro grupo y el hecho por el cuál se da muerte a Candela, e intentan hacer lo propio con la amiga, tras lo cuál todos huyen, luego que Nicolás Almendra acomodara el vehículo para permitir un rápido alejamiento. Se dirigen de allí a una vivienda donde se encontraba la pareja de Jorgelina, cambiando nuevamente el automóvil y con el fiat palio van a la casa de la madre en barrio Menfa, donde la autora de los disparos se lavaría las manos con orina para evitar las pruebas correspondientes a la búsqueda de restos de pólvora.

Para el Ministerio Público Fiscal durante este juicio se acreditará la coacción ejercida por Jorgelina Domínguez para conseguir el arma, en concurso con homicidio agravado por uso de arma y el mismo delito en grado de tentativa, y para Nicolás Almendra el homicidio agravado por utilización del arma y del mismo modo en grado de tentativa como partícipe necesario.

El patrocinante de la querella señaló que acompaña los hechos relatados, aunque impulsará el homicidio agravado de acuerdo al artículo 80 del código penal que refiere a la alevosía, a la vez que para Nicolás Almendrá solicitará la imputación del delito de participación primaria y necesaria. Subsidiariamente impulsa el homicidio simple y la participación secundaria para ambos acusados respectivamente. 

Defensa

Para el defensor Lisandro Benítez está consolidada la no autoría de los disparos por parte de su cliente, ya que existen testimonios directos que implican a otra persona, indicando que integrantes del propio grupo sindican a una menor que iba con ellos.

Agregó que no existen pruebas científicas que acrediten la autoría, habiendo resultado negativas las pericias de dernonitrotest y ADN. Sobre la menor que intentan involucrar aseveró que una semana antes que sucediera la muerte de Candela, aquella había sido demorada por la policía portando un arma en su mochila. También aludió a un audio donde la propia aludida se incrimina como autora de los disparos. Por todo esto van a pedir la absolución de Jorgelina Domínguez Reyes.

Angela Gómez Lozano expresó que deberá ser la propia fiscalía quien acredite el grado de implicación de su defendido, dado que no hay indicios de su participación como una cuestión necesaria, y a lo sumo se le podría llegar a endilgar solamente un probable encubrimiento.

Publicar un comentario

 
Top