Cholila Online

 

El tribunal de debate fue integrado por las juezas Gladys Olavarría, Mónica García y presidido por Daniela Arcuri; el Ministerio Público Fiscal fue representado por Cecilia Codina, fiscal general; en tanto que la defensa del imputado, Emilio Taher Abboud, la ejerció Rogelio Díaz, abogado particular del mismo. Asimismo se encontraban presentes en la sala familiares de la víctima acompañados por una profesional del SAVD.

El primer testimonio en escucharse fue el de Juan Wegorz, médico forense jubilado, que fue contratado para el asesoramiento médico de la defensa. Ante una pregunta refirió que las heridas sobe el cuero cabelludo, como las que presentaba la víctima, generalmente sangran mucho. La víctima presentaba cuatro heridas y la pérdida de sangre fue muy importante. Sobre la reacción del luminol ante la sangre humana o animal, dijo que reacciona ante las dos ya que lo hace por el hierro de los glóbulos rojos.

Respecto del problema de salud que presenta el imputado dijo que es diabético, tuvo un ACV (accidente cerebro vascular) que le dejó movilidad reducida en medio cuerpo y sufre de hipertensión severa.

Seguidamente se escuchó la palabra del padre del imputado que expresó que la relación de Aboud con su hija era mala y que su hijo vendía carne de guanaco ya que antes tuvo una carnicería.

Otro de los testigos, que conocía a la víctima y es amigo del imputado memoró que despostaban animales tanto en el terreno de km. 12 como en su casa de la calle Lisandro de la Torre. Abboud le presenta a la víctima que lo conocían como el porteño y vivía de prestado en la casa de km. 12.

El hecho ventilado en el debate acontece entre las 17.00 hs. del 15 de septiembre de 2016, y las 4.15 hs. del 16 de septiembre del mismo año, el imputado Emilio Taher Abboud propinó varios golpes con un objeto contundente en la cabeza de la víctima, Claudio Boz, provocándole su muerte. Luego ató las piernas y las manos con un cable y envolvió su cabeza con una bolsa. Trasladando finalmente su cuerpo hasta la zona de conocida como “El enganche II”, cercano a Rocas Coloradas, donde lo prendió fuego con el objeto de desaparecer pruebas y lograr su impunidad. Calificando el mismo como “homicidio simple”, en calidad de “autor” para Abboud.

Publicar un comentario

 
Top