Cholila Online

 



En el gran cúmulo de documentación que encontraron los fiscales del Caso Correa, dieron con una serie de bienes y compras realizadas por algunos de los imputados, que marcan a las claras el nivel de vida que sostenían.

Esto incluso, a pesar de lo que percibían como funcionarios públicos el propio Diego Correa y su secretario Diego Luters, quien había pagado una membresía por más de 15 mil dólares en un paradisíaco hotel de Panamá.

El ex secretario privado de la Gobernación, Diego Luters, y su esposa María Eugenia Felicetti, habían pagado una membresía por un tiempo compartido al Club conocido como Bahía Príncipe Privilege Club, en las paradisíacas playas de Panamá.

El precio de la adquisición fue de 14.900 dólares más costos de cierre por 875 dólares, según consta en la documentación que está en manos de los fiscales de la unidad especializada que investiga casos de corrupción en el Estado.
La compra es relativamente reciente y fue pagada el 27 de diciembre de 2017.

En el contrato queda especificado que Luters y su esposa gozaban tras el pago de más de 15 mil dólares (unos 300 mil pesos al cambio de diciembre), de 30 semanas garantizadas como Temporada Gold en una unidad Junior Suite, a utilizar a razón de una semana cada año y durante 3 décadas.

PLAYAS PARADISIACAS

El Privilege Club ofrece un hotel de alta categoría en las paradisíacas playas panameñas, donde Luters y su esposa tenían pagas vacaciones semanales por 30 años.

A los fiscales los que les llama la atención es el nivel de vida del ex secretario privado de la Gobernación, aunque no debe dejarse de lado que Felicetti también cumplía funciones en el Instituto de Seguridad Social y Seguros como asesora. Había sido incluso quien habría recomendado al entonces presidente del organismo, Cristian Eguillor, la contratación directa de unas carpas a la empresa Sepat SRL, cuya representante era Daniela Souza, una de las detenidas por presunta asociación ilícita en la Causa Correa. 

Tras la detención de su marido, Felicetti había pedido licencia por «estrés agudo», siendo luego dada de baja del Instituto.

Fuente Diario El Chubut


Publicar un comentario

 
Top