Cholila Online

 

Los jueces de garantías Marcelo Nieto De Biasse y José García resolvieron que el marinero que con alcohol y cocaína en sangre produjo un accidente de tránsito con el saldo de una mujer muerta en uno de los accesos a Rawson, aguarde con arresto domiciliario y permisos para trabajar el proceso que lo llevará a juicio oral y público. 

Ambos magistrados revisaron la medida que había adoptado días atrás el juez César Zaratiegui cuando dispuso la libertad del marinero. La revisión de esta última decisión fue pedida por el abogado querellante en representación de la familia de la víctima, postura a la que adhirió el Ministerio Público Fiscal. Al individuo también se le realizará una inhibición de bienes teniendo en cuenta la posibilidad de una demanda civil en su contra. 

La querella fue representada por el abogado Sebastián Curtale, mientras que por el Ministerio Público Fiscal se hizo presente la fiscal general Florencia Gómez, subrogando al fiscal general Osvaldo Heiber. 

El marinero fijó domicilio en el Puerto de Rawson, en la casa de Pablo Calixto Geréz que deberá tutelar y hacerse responsable de que el imputado no viole esta disposición. Por su parte se le pedirá a la Prefectura Naval Argentina que supervise sus salidas laborales, en actividades exclusivamente vinculadas con la pesca. 

Para la fiscalía y la querella, se está frente a un “homicidio simple con dolo eventual” que prevé penas no excarcelables. Para el defensor del marinero el hecho cometido se encuadra en una calificación más leve, el delito de “homicidio culposo agravado”. Los jueces Nieto de Biasse y García coincidieron en que se está frente a una hecho grave, aunque no cambiaron la calificación que en su momento realizó el juez Zaratiegui, coincidente con la postura de la defensa. Sin embargo “la calificación legal puede variar”, tal como dejó abierta la puerta Zaratiegui en función de la prosecución de la causa. 

Gabriel López tiene 52 años de edad, es un marinero oriundo de Mar del Plata y trabaja en el Puerto Rawson. El 19 de marzo pasado tras haber consumido cocaína y con 1,20 gramos de alcohol en sangre (el permitido para conducir es 0,50) ingresaba a Rawson por ruta 7 conduciendo su camioneta Dodge Journey, se cruzó de carril y colisionó frontalmente a el WW Gol que manejaba Sandra Méndez de 46 años de edad, una enfermera profesional que desde Rawson se dirigía a Trelew a cumplir con sus obligaciones laborales. Como resultado de la colisión, la mujer falleció. 

En la audiencia de revisión realizada en la Oficina Judicial, estuvo presente Carlos Thomas, esposo de la víctima que se limitó a pedir a los jueces que “se haga justicia”. Lopéz estuvo todo el tiempo con una Biblia en sus manos y en el cuarto intermedio que se tomaron los jueces para analizar la resolución, aprovechó para leerla.

Publicar un comentario

 
Top