Cholila Online

 

El juez Fabio Monti dispuso la colocación de la tobillera electrónica para un sujeto imputado de un hecho de violencia de género contra su exesposa. 

Es la primera tobillera que se colocará a un hombre en Rawson.

También decidió que no podrá visitar a sus dos hijos menores por espacio de siete días, lapso por el cual un equipo interdisciplinario hará una evolución del contexto familiar e informe al Ministerio Público Fiscal actuante.

La audiencia se realizó en la Oficina Judicial de Rawson, ciudad de los hechos.

A Martín Larrañaga se lo acusó de propinarle una serie de golpes en la cara e intentar ahorcarla.

El argumento de la Fiscalía para que el acusado lleve el dispositivo es el incumplimiento de las medidas de prohibición de acercamiento.

Respecto a lo sucedido, en una entrevista con Jornada, el fiscal Marcos Nápoli relató que “tuvimos una audiencia donde controlamos la detención de un hombre, detenido ayer (por el jueves), donde la Fiscalía le abrió la investigación por varios delitos de violencia contra la mujer: lesiones y amenazas.

En virtud de ello, requerimos que personal idóneo de Trelew (técnico interdisciplinario) intervenga y dictamine la necesidad del victimario de acceder a determinadas medidas como el contacto con los hijos, queremos opinión de los profesionales”, aseveró.

Se refirió a la colocación de la tobillera electrónica.

Dijo el fiscal que “le pedimos al juez que disponga a través de la Secretaría de Seguridad, la colocación en el imputado de una tobillera que marca y da cuenta donde se moviliza la persona. Es monitoreado por el personal policial y se le da además un dispositivo a la víctima”.

El plazo de investigación es de 6 meses. Allí Fiscalía deberá evaluar el hecho.

“Pediremos la elevación a juicio o el sobreseimiento si conforman a la Fiscalía las pruebas de la Defensa”.

Aclaró Nápoli que “las denuncias se hicieron en Trelew pero la situación sociofamiliar, laboral y educativa del núcleo familiar es de Rawson”.

El imputado sería trasladado a la Comisaría de Rawson en donde el personal le colocaría la tobillera, dándole un dispositivo de control similar a un celular a la víctima.

El defensor, Fabián Gabalachis, había solicitado que el dispositivo se lo instalaran al imputado en su casa.

El fiscal resaltó que el hecho tiene ribetes confusos.

“Se da en el marco de una reunión por los hijos. Hubo un golpe, apretujón de cuello y amenazas. Luego de dictar prohibición de acercamiento acomete contra ella. Eso originó la detención”, concluyó.

Por su parte, el defensor de Larrañaga, Fabián Gabalachis sostuvo que hubo anormalidades en este caso.

En tal sentido, que el pasado 26 de enero hubo una prohibición de acercamiento firmada por un fiscal de Trelew en un domicilio de Playa Unión, jurisdicción de Rawson.

Para continuar, una ampliación de la denuncia en Trelew con la actuación de un fiscal de esa ciudad el 1º de marzo, existiendo representantes del Ministerio Público Fiscal en la capital provincial, donde presuntamente ocurrieron los hechos.

Cámara

Sin objeción a la hipótesis fiscal, Gabalachis negó todos los hechos, enfatizando que en la investigación que se abrió ayer se dilucidará la verdad de los acontecimientos, ya que cuenta con testigos y relatos diferentes a los de la parte acusadora y que serán corroborados por cámaras de seguridad en lo relativo a la fecha y los horarios.

También, el defensor solicitó una Cámara Gesell –para la semana que viene- para la hija menor de la pareja involucrada en este caso a los efectos que testimonie sobre lo que sucedió a fines de enero en donde fue testigo esencial en el suceso que tendría que ver con la violación a una prohibición de acercamiento.

El hombre está imputado por la Fiscalía de lesiones leves agravadas y amenazas en concurso real en dos hechos en el marco de violencia familiar y por desobediencia a una prohibición de acercamiento a la víctima y sus hijos.

Resta aguardar cómo se diludicará el caso.

Publicar un comentario

 
Top