Cholila Online

 

Víctor Alejandro González es el dueño del taller mecánico, ubicado en Entre ríos 375 de Trelew, donde en los últimos días policía se presentó con el fin de recuperar vehículos oficiales que se encuentran allí. El hombre se rehusó a entregarlos porque no le había pagado los arreglos de los mismos.

Él es ingeniero mecánico y tiene siete hijos, uno de ellos fallecido recientemente. Este caso ocurrió hace unos meses cuando su hijo había ido al Río Chubut junto a su novia e intentando salvarla perdió la vida ahogado. Además, una de sus hijas es trasplantada, con todas exigencias que esta situación requiere.

Por su taller han pasado autos de distintas reparticiones del Estado provincial, de funcionarios e incluso de las fuerzas de seguridad. Sin embargo aun sigue sin cobrar por su trabajo.

“Hace un año que no me pagan. Están las órdenes firmadas, está todo firmado, los sellos dicen Ministerio de Familia. Y esa plata salió del bolsillo nuestro y yo la tengo a mi nena con un trasplante”, comenzó su relató este vecino de Trelew.

“Esta plata, le dije el esposo de la ministra, ‘esa plata la tengo guardada por las dudas que le pase algo a mi hija y salgo, no le tengo que pedir nada a nadie’- comentó, y añadió -‘en 15 días te pagamos’, me dijo”.

“Yo hago ingresos, egresos, atrás (de las órdenes de compra) están los sellos, los montos, firmado y aceptado”, explicó.

Las órdenes de compra, “están firmadas por la AFIP, pagadas y todo. Economía nunca pagó, fui cien millones de veces, me están por echar de mi casa con los seis hijos que me quedan. Nunca (le pagaron)”, subrayó Víctor.

Sin embargo, “nunca más tuve contacto (con ellos). Ahora (este lunes) vino la Policía de Rawson, los jefes nuevos, a querer llevarme las camionetas y no se las quise dar porque no tenían orden de secuestro, nada”, reconoció.

Los rodado en cuestión son “una camioneta (Toyota Hilux) SW 4, una (Renault) Master de 15 asientos, una larga del COSE, una (Ford) Ranger de Familia, una (Chevrolet) S10 y una (Renault) Kangoo. (Estas dos últimas) ya las entregué sin que me paguen, poniendo buena voluntad yo, a ver si me pagan”, lamentó Víctor.

Aseguró que no posee la suma exacta de lo adeudado. “Tendríamos que sumar todo, pero casi un millón de pesos me deben -estimó, añadiendo que el suyo- es un taller familiar, habilitado y que trabajo yo”.

Sobre el final contó que recibió hace pocos días una carta de desalojo de la vivienda que alquila. “Ya me echan de la casa, hoy me echan de ahí. Estoy alquilando, perdí un hijo y ahora me quedo en la calle con seis”, dijo entre lagrimas Víctor.

Enojado, cuestionó que “los otros se llevaron toda la plata, (les) encontraron plata adentro de las ruedas, de los bolsos. (Mientras), mis hijos anoche me pedían para comer anoche y no tenía, y (él) siendo ingeniero mecánico”, enfatizó.

“Te piden cosas para el colegio y no tenés. Yo no digo que ellos me tengan que mantener a mí. Yo laburé y quiero mi plata. Que no me paguen los arreglos ni la mano de obra, que me paguen (aunque sea) lo que gasté yo, así puedo recuperar la plata para mi nena. Mirá hasta donde llegó”, puntualizó.

“A mí ya se me murió un hijo, se me llega a morir otro y no sé que voy a hacer”, concluyó.

Este miércoles, a las 10 de la mañana, Víctor irá al ministerio de Economía a intentar encontrar una solución a esta situación que atraviesa.

Publicar un comentario

 
Top