Cholila Online

 

El hallazgo del esqueleto de una mujer adulta, junto a los huesos de un bebé entre sus piernas, dejó sorprendidos a los arqueólogos de la universidades de Ferrara y Bolonia en Italia. Los restos, que corresponden a una fecha entre los siglos VII y VIII, fueron examinados y se determinó que la mujer dio a luz dentro del ataúd, pero ¿cómo fue posible?

La explicación fue publicada en la revista World Neurosurgery. De acuerdo al trabajo de los arqueólogos, la mujer, de entre 25 y 35 años, estaba embarazada, pero su hijo había fallecido y no fue hasta después de la sepultura que el cuerpo del bebé muerto fue expulsado de su cuerpo.

La ginecóloga Jen Gunter explicó a Forbes que el fenómeno sucedió porque la presión del gas aumentó y el feto se liberó a través de una ruptura. “Básicamente hace un agujero en la vagina a través del útero, ya que es más delgada que el cuello uterino”, detalló. La expulsión fetal post mortem es un fenómeno extraño en el cual un feto no nacido es expulsado del cuerpo luego de que la mujer embarazada ha muerto. 

En cuanto a las razones del deceso de la mujer, investigadores de las universidades de Ferrara y Bolonia detallaron los sombríos hallazgos. El procedimiento por el que murió la italiana se conoce como trepanación (perforación del cráneo). Se utilizó, en su momento, para tratar todo tipo de dolencias durante el embarazo, además de ciertas enfermedades mentales.

“Este hallazgo es uno de los pocos casos documentados de trepanación en la Alta Edad Media europea, y el único que presenta a una mujer embarazada en asociación con un fenómeno de extrusión fetal post mortem", describieron los autores.

Si bien los arqueólogos encontraron los restos óseos en 2010, recién ahora pudieron esclarecer qué fue lo que sucedió con esta embarazada y su bebé. En función de la longitud de la parte superior del muslo, se estimó que el feto tenía unas 38 semanas de gestación, aclaró la bioarqueóloga Kristina Killgrove.

“La cabeza y la parte superior del cuerpo del bebé estaban debajo de la cavidad pélvica, mientras que los huesos de las piernas casi con seguridad seguían dentro de ella. Esto significa que se posicionó como un feto a corto plazo: cabeza abajo en preparación para el nacimiento. Pero también significa que el feto probablemente fue ‘parido’ parcialmente”, indicó Killgrove.


contextotucuman.com

Publicar un comentario

 
Top