Cholila Online

 

El Concejo Deliberante de Comodoro Rivadavia autorizó al Ejecutivo para tomar un bono de hasta 50 millones de dólares para el destino único de obra pública, a saldar en un plazo de cinco años y con el requisito ineludible de presentar el listado de obras en un plazo no superior a 30 días.

La aprobación se dio en el marco de la sesión ordinaria desarrollada en la tarde del jueves tras una jornada de intenso debate para concluir el proyecto que finalmente fue tratado por el cuerpo y aprobado por mayoría, con los siete votos del PJ y el restante del concejal de Chubut Somos Todos, Ricardo Gaitán.

Los tres concejales de Cambiemos y Norma Contreras del interbloque Integración Chubut Somos Todos se manifestaron en contra por diversos motivos, aunque reconocieron el trabajo y el debate serio de todos los ediles y el esfuerzo por modificar un proyecto para “brindar la mejor herramienta posible”.

El proyecto cuenta con once artículos en donde consta la autorización con ciertas previsiones: un plazo de cinco años; destino único del dinero para obra pública; entrega de listado de obras en un plazo de 30 días; facultad de la comisión de Hacienda del Concejo y al Tribunal de Cuentas como contralores de cada etapa administrativa y ejecutiva; garantía de pago con prelación (orden de prioridades): regalías petroleras, convenio con Pan American Energy, ingresos de coparticipación federal y/o provincial de impuestos, y por último las rentas generales del municipio; remitir información al Concejo Deliberante de cada paso en la tramitación; y se especifica que el Banco del Chubut puede ser tomador de deuda.

Fue el presidente del bloque PJ, Guillermo Almirón quien argumentó durante más de una hora el proyecto, describiendo el trabajo realizado; las modificaciones efectuadas; los antecedentes de endeudamiento previos y sus respectivas comparaciones con los bonos provinciales y nacionales; y las previsiones tomadas en cada uno de los puntos para contrariar a quienes manifestaban la intención como “un cheque en blanco para el Municipio”.

Respecto al escrito original, aclaró que “el proyecto que trabajamos es diametralmente opuesto al que vino del Ejecutivo pero respeta el espíritu. Tiene 3 elementos importantes: la legal, la pieza legislativa, un componente económico por los compromisos que asume el municipio y sobre todo las previsiones hacia el futuro”.

Comparó la intención de deuda del Municipio con el endeudamiento provincial por 650 millones que se votó en 2017: “Ese endeudamiento multiplica 13 veces esta petición del Ejecutivo de Comodoro”.

Finalmente fijó la postura del bloque en apoyo a la gestión: “Es una decisión política que tiene que ver con obras que necesita la ciudad y con empleo que necesita mantener y generar la ciudad. Tiene que ser un quiebre en positivo en la ciudad porque además en esta situación provincial nada se va a bajar. Estamos muy seguros y tranquilos de lo que estamos votando”.

Por su parte, el concejal Maximiliano Sampaoli agregó un dato más que se explayan en el proyecto para evitar especulaciones: “Tomamos la decisión de no prorrogar la jurisdicción, es decir que no se pueda litigar en el extranjero, solo dentro del país”. Y resaltó que “hay un principio que rige que es el principio de continuidad del Estado, y es para todos”.

La concejal de Integración Chubut Somos Todos, Norma Contreras, fue la primera en adelantar su voto negativo.

“Empecé con la lógica de una persona común, alguien que quiere un emprendimiento primero tiene que elegir el proyecto y después buscar la plata. La sensación es que esto es al revés y lo va a pagar otro gobierno. No hay proyectos. Si hubiera proyectos me hubiese dado otra sensación”.

Desde la bancada de Cambiemos, el presidente Pablo Martínez expresó que “Es una forma de gobernar con la que no coincidimos: primero hay que tener un proyecto o plan de obras públicas y no lo vemos. Debo reconocer que del proyecto que vino que consideramos era intratable a este que fue muy trabajado, hay grandes diferencias”.

Por su parte, Gaspar reconoció al bloque PJ, porque “es un proyecto totalmente nuevo, lo que permitió que lo pudiéramos discutir”. El edil de Cambiemos marcó diferencias con los endeudamientos que se tomaron en gobiernos anteriores y que desde su banca él apoyó: “Esos proyectos describían puntualmente para qué iban a ser usados los dineros de esos endeudamientos. Y por eso les remarco el esfuerzo que han hecho para tratar de ver de qué manera se podía subsanar el hecho de que no estuvieran las obras. Si se tienen en claro las obras, ¿por qué no están? Nosotros no acompañamos este endeudamiento porque no sabemos qué obras se van a hacer”.

Finalmente, la aprobación se vislumbró cuando Ricardo Gaitán, de Chubut Somos Todos, argumentó su apoyo al proyecto.

“Coincido con mis pares en cuanto al primer proyecto que ingresó al cuerpo, que dista mucho del que estamos tratando. Se trató con mucha fineza en cuanto a búsqueda de datos, consultas con especialistas, y desembocó en un nuevo proyecto de autorización de endeudamiento”.

En concreto el edil reconoció que “yo no estaba dispuesto a acompañar este bono si me venían con obras de veredas y plazas porque eso se puede hacer perfectamente con la recaudación de rentas generales”.

Y detalló algunas de las obras que, si bien aún no fueron presentadas, se anticiparon en declaraciones públicas y en los plenarios con el Ejecutivo.

“Estas son obras enmarcadas en un plan que dijeron que marcará un antes y un después en la ciudad: el estadio centenario, el centro de transferencia de transporte público y un sistema de circulación que desoxigene el caso céntrico. Tenemos que apostar a grandes obras“.

Publicar un comentario

 
Top