Cholila Online

 

Las torrenciales lluvias que vienen azotando el norte de Salta, el sur de Bolivia, y parte de Paraguay, hicieron que el río Pilcomayo alcanzara su máximo pico histórico de caudal.

El Gobierno de Salta dispuso un protocolo de emergencia para evacuar a unas diez mil personas que residen en Santa Victoria Este y otras localidades ribereñas por el desborde del río Pilcomayo, mientras se espera una nueva crecida para las próximas horas.

Las torrenciales lluvias que vienen azotando el norte de Salta, el sur de Bolivia, y parte de Paraguay, hicieron que el río Pilcomayo alcanzara su máximo pico histórico de caudal.

A esta trágica situación se suma la fisura de la represa Chimeo, ubicada aguas debajo de la localidad boliviana de Villamontes, y río arriba de Santa Victoria Este, que también aumentará el caudal en la cuenca del río Pilcomayo.

"Hasta el momento hay más de 60 mil personas afectadas. La situación más complicada se encuentra en Santa Victoria Este, donde se realiza una evacuación de 10 mil personas y cientos de familias se encuentran aisladas y sin comunicación", comentó Cristian Bolado, Director de Respuesta a Emergencias y Desastres de Cruz Roja Argentina.

En tanto, el Secretario de Servicio Público de Tartagal, Miguel Parra, confirmó que "hemos recibido hasta el momento 126 evacuados de Santa Victoria Este. Para hoy por la noche esperamos mucho más. Hay que tener en cuenta que las próximas horas serán más criticas en esa zona de Salta".

En declaraciones al diario El Tribuno, Parra indicó que "los chicos y las mujeres están recibiendo todo nuestro apoyo y solidaridad. Todos nuestros equipos de emergencia están a su disposición. Nosotros tenemos mucha experiencia en esto cuando nos ocurrió el alud en el 2009, entonces tenemos que volcarlo hacia estas personas".

Durante la mañana y tarde del último miércoles, intensas precipitaciones con acumulados de agua superiores a los 200 milímetros se registraron en distintas zonas de la provincia de Salta.

En la comunidad de Los Toldos, se desmoronó uno de los accesos al puente Bailey, situación que dejó imposibilitada al tránsito vehicular desde y hacia la misma comunidad.

En Tartagal unas 140 personas fueron afectadas, mientras que algunas comunidades aborígenes cortaron la ruta 86 en reclamo de ayuda. "Se está trabajando en los centros de evacuados, la prevención y contención. La prioridad es la inmediata y mejor atención de nuestros hermanos que están sufriendo por inclemencias climáticas y la inaudita crecida del Pilcomayo", dijo este viernes el gobernador Juan Manuel Urtubey.

"Todavía queda mucha gente, están ayudando y cuidando nuestras cosas. Ojalá el río nos de una esperanza de no perder todo", dijo una de las damnificadas.

"Mi marido se quedó allá (Santa Victoria Este) para seguir ayudando a la gente que queda en la zona que es mucha. Tenemos mucho miedo de perder todo, ojalá el río nos de una tregua y el tiempo nos acompañe", dijo otra de las evacuadas.

Patricio, un remisero de Tartagal, se puso a disposición de la gente y durante toda la noche y la madrugada de este viernes trabajó para traer gente desde la zona afectada. "Todavía queda muchísima gente en la zona. Hay colectivos, autos y camionetas esperando para evacuarlos a todos", señaló.

Cuando fue consultado como se encontraba Santa Victoria Este, el conductor indicó que "la zona está casi intransitable lo que demuestra lo mal que la está pasando esta gente. Hay que ayudar y solidarizarnos con ellos".

El Gobierno nacional envió este viernes efectivos federales, medios y suministros de primera necesidad para colaborar con las autoridades de Salta en el operativo preventivo de evacuación y asistencia de las personas afectadas.

El nivel del río Pilcomayo llegó a los 6,78 metros y, por las proyecciones de nuevas crecidas, las autoridades activaron de manera preventiva el operativo de evacuación general de toda la población que vive sobre la costa.


diario26.com

Publicar un comentario

 
Top