Cholila Online

 

El fiscal general Osvaldo Heiber pidió la prisión preventiva para una “mechera” por sus antecedentes condenatorios, pero el juez de garantías Fabio Monti la rechazó indicando –entre otros argumentos- que no se puede enviar a prisión a una persona por el robo de dos desodorantes cuyo costo total no supera los 150 pesos.

Se trata de Gabriela Correa que junto a su prima Marianela (ambas del barrio Tiro Federal de Trelew) fueron sorprendidas por empleados de seguridad del supermercados “La Anónima” sucursal Playa Unión, cuando tras pasar las cajas sin ser detectadas, intentaron fugar el domingo pasado cerca de las 20.10, con dos desodorantes en aerosol cuyo costo no había sido abonado.

Luego de ser palpadas por personal masculino de la seguridad privada del supermercado, quisieron fugar hasta que finalmente fueron detenidas.

En una audiencia realizada este lunes en horas del mediodía en la Oficina Judicial de Rawson, el juez de garantías Fabio Monti resolvió hacer lugar al pedido del defensor Omar López y no obstante decidir la apertura de la investigación, eximió de prisión a ambas mujeres. Una de ellas registraba sentencias condenatorias en la ciudad de Comodoro Rivadavia por hechos menores con penas excarcelables pero que al serles unificadas, sirvieron de base argumental para que Heiber pidiera la prisión preventiva por lo ocurrido el domingo en Playa Unión.


Un hecho “de bagatela”

Con lágrimas en los ojos Gabriela Correo escuchó el pedido de Heiber, pero su rostro fue cambiando a medida que se explayaba su defensor Omar López que calificó al hurto en grado de tentativa como “un hecho de bagatela, porque además a los desodorantes los abandonaron en la fuga y al desistir voluntariamente pasa a ser un hecho penalmente irrelevante, sólo para ser abordado aplicando alguno solución alternativa de conflicto”. Agregó que “la actitud del fiscal Heiber es típico de la peor ciencia ficción, propia de Ray Bradbury”, en alusión al afamado escritor de ese género literario. “El Ministerio Público Fiscal de Rawson no deja de sorprenderme”, destacó.

Al juez Monti le pareció “desproporcionado” el pedido de prisión del fiscal Heiber. Argumentó además que “no conozco casos de hurtos en grados de tentativa, por dos desodorantes además, que hayan llegado a Juicio. Sin perjuicio económico además para la víctima, el supermercado, porque los desodorantes fueron recuperados”. Finalmente concluyó en dejar abierta la investigación contra las dos primas Correa, disponer la prohibición de acercamiento y la firma semanal para Gabriela Correa del libro de asistencia en la Oficina Judicial de Trelew.


El “dispendio” judicial

Sobre el final de la audiencia, el defensor López fue más allá. Además de pedirle al fiscal Heiber que disponga “de inmediato” de una audiencia de conciliación para que las imputadas les pidan disculpas a los representantes del supermercado y así cerrar el caso, expresó que la Justicia del Chubut debe evitar el “dispendio judicial”. Se refería a la puesta en funcionamiento de todo el engranaje judicial –gastos en recursos humanos y materiales- “por casos como éste, en los que el funcionamiento de la Justicia produce costos mucho más importantes que los dos desodorantes en aerosol que se intentaron llevar las imputadas.

Publicar un comentario

 
Top