Cholila Online

 

Con un duro mensaje hacia la plana política, el intendente de Comodoro Rivadavia, Carlos Linares, lamentó la aprobación de la reforma previsional impulsada por el gobierno nacional, al tiempo que repudió los hechos de violencia ocurridos afuera del recinto.

"Esto marca un estado de situación de debilidad política porque se vota con la presión. Tengo una desilusión enorme por la complicidad del gobernador Arcioni que viajó para conseguir que le paguen los sueldos, a costa de negociar a nuestros jubilados", enfatizó. 


En esa línea, el jefe comunal expresó que "hoy es uno de los días más tristes para Argentina por el enorme atraso que hemos dado con la reforma previsional que se ha votado en el Congreso de la Nación. Lamentablemente –dijo-, nuestro señor gobernador Mariano Arcioni, fue cómplice de esto al viajar a Buenos Aires para sacarse una foto y mendigar el pago de los salarios, a costa de negociar y entregar a los jubilados". 

"Estoy desilusionado con el voto de los diputados porque estas leyes marcan un antes y un después. Esto es el principio y ahora van a ir por la clase trabajadora donde seguramente va a salir igual la reforma laboral, porque votan con la presión; marcando un estado de situación de debilidad política porque aprietan a los gobernadores para sacarse una foto", afirmó Linares respecto al accionar del gobierno nacional. 

Por otra parte y en relación a los hechos de violencia ocurridos durante la sesión afuera del recinto, el intendente manifestó su repudio al recordar que "volvimos a vivir momentos de tensión y mucha tristeza como en el 2001, con los mismos personajes haciendo cosas a los que más sufren, reprimiendo y apretando a la clase política y, en este caso, a nuestros jubilados". 

Finalmente, sostuvo que "todos los cacerolazos que hubo en distintos lugares del país y en Comodoro, no fueron por el Frente para la Victoria, fueron por una sociedad desilusionada por lo que nos hace vivir el gobierno de la Nación", lamentó.

Publicar un comentario

 
Top