Cholila Online

 

Para algunos, se trata de la “Mona Lisa masculina”; otros, en cambio, critican su estado de conservación y dudan de su autenticidad. Pero en la noche del miércoles, el óleo “Salvator Mundi” de Leonardo Da Vinci batió todos los récords al ser subastado por 450 millones de dólares.

La velada, en la casa de subastas Christie’s de Nueva York, fue trepidante. Coleccionistas y curiosos estallaron en aplausos cuando se alcanzó la marca de los 200 millones de dólares, hasta el punto de que el subastador, Jussi Pylkkanen, tuvo que pedir “por favor” tranquilidad para continuar. Y es que aún quedaba mucha noche: 205, 220, 225... El ritmo de pujas era tal que el propio Pylkkanen casi se confunde.

Llegados los 300 millones de dólares, el subastador hablaba ya de “momento histórico”, pero no golpeó el mazo hasta los 400, tras 19 minutos de acalorado tira y afloja. Sumando las tasas, el óleo “Salvator Mundi” de Da Vinci (1452-1519) alcanzó finalmente los 450.312.500 millones de dólares, destronando a las “Mujeres de Argel”, de Pablo Picasso, como el lienzo más caro jamás subastado.

A Pylkkanen casi le falla la voz al pronunciar el precio final, mucho más del doble que los 180 millones de dólares por los que se subastó el lienzo del pintor español. “Gracias a todos por sus pujas”, dijo mientras la sala rompía en aplausos y muchos inmortalizaban el instante tomando fotos con sus smartphones. Por el momento, Christie’s no ha revelado quién fue el comprador. La puja fue realizada por teléfono a través del especialista Alex Rotter.

La tabla “Salvator Mundi” ejerce una fuerza de atracción especial. Según Christie’s, es la última obra conocida de Da Vinci de las menos de 20 que se encuentran en manos privadas. Antes de la subasta, el óleo sobre madera de nogal con el rostro de Jesucristo había sido mostrado en las filiales de Hong Kong, Londres, San Francisco y la neoyorkina situada junto al Rockefeller Center. Más de 30.000 personas fueron a admirarla, entre ellas estrellas como Leonardo DiCaprio, Alex Rodriguez, Patti Smith o Jennifer Lopez.

La expectación era tal que, por primera vez, Christie’s tuvo que contratar una agencia de relaciones públicas para gestionar la subasta de una única obra. Pero es que además, ha generado revuelo en el mundo del arte, pues muchos expertos dudan de que sea exclusivamente autoría de Da Vinci y no hayan participado otros pintores de su taller. Sin olvidar que a estos recelos se suman también algunas dudas sobre el origen y el estado de la obra.

Christie’s sostiene que “Salvator Mundi” perteneció a tres reyes, pero después durante mucho tiempo se lo consideró destrozado o desaparecido. En 2005, una pequeña casa de subastas estadounidense lo puso a la venta, tras limpiarlo y restaurarlo “demasiado”, según algunos expertos. Sin embargo, Christie’s sostiene que el estado de la obra no es malo y que, además, pertenecía al millonario ruso Dmitri Rybolovlev, quien precisamente a causa de la tabla está peleado con su marchante.

Con semejante panorama, las condiciones no auguraban precisamente el éxito de la subasta. Christie’s había calculado un precio de unos 100 millones de dólares e ideó una atrevida jugada: colocó la obra, de hace 500 años, en el marco de las subastas otoñales de arte de posguerra y contemporáneo, que tradicionalmente son las que más recaudan, pues entre los coleccionistas los viejos maestros se consideran actualmente “out”.

Tras el récord, a Christie’s le ha tocado ser la última que ríe: “Ha sido un triunfante triunfo épico del marketing y el anhelo de conocimiento y realidad”, dijo el experto en arte Todd Levin citado por “The New York Times”.

La pregunta ahora es: ¿quién habrá comprado “Salvator Mundi”? “La atracción parte sobre todo de la indescriptible conexión de la obra con la historia y el más allá”, explicó a dpa la experta en arte Marion Maneker. Así, podría haber sido adquirida por alguien que quisiera crear su propio museo y utilizar una pintura clave como imán para el público, añade. Lo que está claro, como afirmaba en “The New York Times” el marchante Lawrence Luhring, es que “hay demasiado dinero en el mundo”.

Publicar un comentario

 
Top