Cholila Online

 

Ricardo Sastre resaltó el interés por implementar el modelo en otras localidades. Excelente repercusión de referentes de la Justicia al servicio que lleva adelante Municipalidad de Puerto Madryn Las acordadas a mediados de año con el Superior Tribunal "marcaron un antes y un después en el trabajo coordinado interáreas". Así lo definió el Intendente de Puerto Madryn, Ricardo Sastre respecto de los acuerdos plenarios 4510 y 4511 que establecieron entre otras un sistema de guardias de los Juzgados de Familia en el ámbito de todas las circunscripciones judiciales de la provincia para atender las cuestiones urgentes vinculadas con violencia familiar y de género.

"En Madryn estamos convencidos que el trabajo no es ni aislado, ni autónomo, ni exclusivo, ni responsabilidad únicamente de la Justicia; porque la problemática es transversal, no distingue barrio, condición social, sexo, edad. Estamos convencidos que cristalizar una problemática nos permite y nos obliga abordarla y por sobre todo, dejar de mirar para otro lado", sostuvo el Intendente. Por su parte, la Jueza a cargo del Juzgado de Familia N° 2 de la ciudad de Puerto Madryn, Delma Viani, sostuvo: "Un equipo bien armado y motivado es facilitador para que la justicia llegue al fin determinado". El pasado viernes en el Teatro del Muelle, se presentó ante el Servicio a la Víctima de Trelew el abordaje de la problemática de Violencia Familiar y de Género de personas judicializadas para implementarlo en aquella ciudad.

"Dentro de la provincia hasta donde conocemos somos los únicos en llevar adelante esta modalidad, desde 2012. Es una herramienta viable, constructiva y reestructurante en cuanto a conductas sociales y se complementa al postulado judicial, implementado desde mediados de año con guardias las 24 horas", explicó Sastre. Se interviene de manera integral, trabajando desde Equidad de Género de la Secretaría de Desarrollo Comunitario en coordinación con el Servicio de Protección de Niños y Adolescencia, conformando un equipo interdisciplinario, compuesto por dos abogados, operadores de derecho, tres psicólogos sociales.

Articulando con organismos del Estado, Comisaria de la Mujer, Juzgados de Familia, Defensoría Pública Civil, Ministerio Público Fiscal, SAVD; y áreas municipales atinentes a la problemática en cuestión. "Quien está a la cabeza de estos organismos tiene en claro cuál es la prioridad que persigue la ley de violencia familiar provincial y la ley de violencia contra la mujer nacional, y ello es muy beneficioso para poder sobrellevar la cantidad de denuncias de violencia que ingresan al juzgado", realzó la Dra.Delma Viani: "Adoptadas las medidas cautelares de protección con carácter de urgente y dada la intervención a ellos, sabemos que el seguimiento lo hacen, logrando en muchos casos que la víctima se pueda empoderar y que el victimario pueda revertir sus actitudes para así evitar nuevos hechos de violencia. 


LOS GRUPOS EN SITUACIÓN DE VIOLENCIA, JUDICIALIZADOS 

Se trabaja con grupos de mujeres y de varones en situación de violencia, judicializados.

Desde el área se ha elaborado un protocolo de asistencia a la victimas de violencias, que les permite asesorar, acompañar y acompasar sin re victimizar. "Quiere decir que recibimos previamente un oficio Judicial en donde se nos informa acerca de la persona en situación. Contamos con un equipo interdisciplinario.

En este caso trabajamos tanto desde la prevención, pero a la vez con los individuos involucrados en el hecho de violencia, una vez ocurrido el hecho, colaborando sí, desde la matriz de aprendizaje, generando cambios de conducta que promuevan relaciones sanas en pro del bienestar de los involucrados y sus hijos", explicó Delma Viani. Desde antes de la entrada en vigencia de las acordadas del superior del mes de julio del corriente año, desde el Juzgado de Familia N° 2 "siempre se trabajó interactuando con la Secretaria de Desarrollo Comunitario de la Municipalidad, para poder abordar todas las cuestiones que eran necesarias para paliar la problemática de violencia familiar y de género que padece nuestra ciudad, aunque no es exclusiva de ella", expresó la funcionaria judicial. Desde los funcionarios y empleados es evidente el compromiso que ellos asumen para poder llevar adelante las medidas que se disponen desde el juzgado y dar cumplimiento con lo ordenado.

La predisposición y las respuestas que brindan, dan fuerzas para seguir trabajando y poder bajar las estadísticas de violencia. No sirve que desde la justicia de familia se adopten medidas, si luego desde los operadores que deben continuar interviniendo no hay compromiso, más allá de las sanciones que se puedan disponer ante los incumplimientos.

Las ganas de trabajar de los operadores no judiciales, y de querer que la sociedad baje los índices de violencia, no pasa por estar la justicia observándolos. Un equipo bien armado y motivado es facilitador para que la justicia llegue al fin determinado", realzó Viani. 


LA IMPORTANCIA DEL TRABAJO EN LA CIUDAD

Respecto al trabajo que se lleva adelante con los grupos de reflexión, Luis Alberto Amarfil, Coordinador Provincial del Servicio de Asistencia a la Víctima del Delito, del Ministerio Público Fiscal, destacó: "Sólo tengo palabras de elogio para el programa que, desde la Secretaría de Desarrollo Comunitario, trabaja con los grupos de reflexión en los casos de violencia de género, de violencia contra la mujer en un contexto familiar más específicamente, aunque en lo personal yo prefiero hablar de violencia contra la pareja por ser este un concepto más inclusivo.

También destacó el trabajo que realiza el Servicio de Protección de Derechos". Además Amarfil sostuvo: "En el caso específico de los Grupos de Reflexión, es un gran desafío y una tarea muy importante porque permite que ambos componentes involucrados en esta ecuación humana, la persona agredida y la persona agresora, se reconozcan cada uno en ese rol en el que están inmersos y puedan abandonarlo". Este es un programa que funciona en Puerto Madryn y sería muy auspicioso que pudiera replicarse en otros lugares. La tarea es difícil porque demanda muchos recursos económicos y humanos, por ello, el gran desafío es darle continuidad en el tiempo, y para ello se necesita lograr la institucionalización de estos programas que en un principio fueron buenas ideas.

No son un gasto, son inversiones en salud social. Cada vez que la realidad nos abofetea, nos preguntamos hasta cuando seguirán sucediendo estos hechos, la respuesta seguro está signada por la incertidumbre. Pero a la vez, la pregunta que yo me hago es mucho más optimista ¿cuántos casos se evitaron a partir de una intervención oportuna? ¿cuántas personas víctimas pudieron dejar ese rol a partir de su concientización y empoderamiento? Es difícil de responder con exactitud, pero la respuesta es auspiciosa. Nosotros, desde el Servicio de Asistencia a la Víctima del Delito, dependiente del Ministerio Público Fiscal, necesitamos trabajar con todos los organismos oficiales y no oficiales, todos necesitamos de todos, cada uno cumpliendo su rol específico, resolviendo de manera efectiva los problemas que se generan a partir del solapamiento de las acciones y funciones. Y hay que ser justos, muchas de estas acciones funcionan porque hay personas que le ponen el cuerpo y van para adelante, porque independientemente de las leyes y de los tratados internacionales que nos rigen, existe una razón profundamente humanitaria que nos obliga dar esta dura batalla. Somos muchos los que trabajamos con la violencia en general y no quiero pasar por alto ninguno, pero somos un conjunto de organismos oficiales (Policía, Salud, Poder Judicial, Ministerio Público Fiscal etc.) y organizaciones civiles como fundaciones o asociaciones, como la Asociación de Víctimas de la Delincuencia, por nombrar solo un ejemplo, que es una entidad única en la provincia que viene trabajando desde hace muchos años con mucho sacrificio y a puro pulmón. Luis Alberto Amarfil Coordinador Provincial del Servicio de Asistencia a la Víctima del Delito .

Publicar un comentario

 
Top