Cholila Online

 

Martín Alejandro Aguirre, ultimado de un puntazo en la cárcel de Villa Floresta, Bahía Blanca, era uno de los hijos del criminal Martín Espiasse.

Aguirre recibió una herida punzo cortante en el tórax, más precisamente cerca del corazón, lo que luego le provocó la muerte. Estaba preso por delitos graves y cumplía condena desde diciembre pasado. Nunca vivió en Trelew. Una discusión por una chica terminó muy mal. Estaría identificado el autor.

Ayer por la tarde murió apuñalado el hijo de Martín Alejandro Espiasse Pugh, el prófugo más buscado del país, oriundo de Trelew que asesinó a dos policías. Su hijo, estaba preso en el centro carcelario de Villa Floresta, Bahía Blanca.

El joven, identificado en su ingreso al penal como Martín Alejandro Aguirre (20), se vio envuelto en una redada de internos de la que resultó seriamente herido. Le dieron un puntazo en el pecho, muy cerca del corazón. Minutos después murió.

Fuentes del lugar le informaron a Jornada que la pelea comenzó después del mediodía, previo a que salieran al patio que da al pasillo de calabozos. En ese sector se inició una discusión que en principio, la iniciaron el agresor y Espiasse. De inmediato, los guardiacárceles procedieron a disuadir el tumulto que no llegó a mayores. Pero una vez en el espacio abierto, la discusión se elevó de tono. Una vez en el calabozo, Espiasse habría increpado a su atacante que tomó la punta de un hierro y se la clavó en el pecho, a la altura de la tetilla derecha.

Los demás internos no llegaron a tomar partida y se limitaron a retirar al agresor y a pedir ayuda al celador que llegó cuando Espiasse yacía en un charco de sangre.

Aparentemente, la discusión entre los internos habría surgido porque Aguirre era el hermano de la ex del agresor, informó La Nueva. Interviene la Fiscalía número 5 de la ciudad bahiense.

Desde la Sección Policiales de dicho diario confirmaron a Jornada que según los datos filiatorios que consiguieron en la pesquisa periodística, es hijo de Martín Espiasse, el sujeto condenado a prisión perpetua por el crimen de los policías Pablo Rearte y Oscar Cruzado, en un asalto ocurrido en 2007 en medio de un golpe comando a un camión de caudales blindado en Rawson. Espiasse Aguirre estaba preso desde diciembre último en la Unidad Penal Nº 4 por participar de un enfrentamiento entre bandas en el área Noroeste. También tenía antecedentes por robo a mano armada.

Nunca en Chubut

Policías de Chubut confirmaron a esta redacción que el joven asesinado no tiene historia en Chubut. No figura en la base de antecedentes penales o contravenciones y probablemente, nunca haya vivido ni en Trelew ni en la zona de San Antonio Oeste, donde familiares residen. De manera que se presume, tuvo su crianza en Bahía Blanca, donde sí se pudo cotejar que poseía antecedentes y al menos una condena que se hallaba en plena purga al momento de encontrar su destino mortal.

La identidad del sospechoso del homicidio se mantiene a resguardo, aunque sería un interno, de 20 años, que ingresó en febrero, también por tentativa de homicidio simple. Esta persona tendría dos heridas en su hombro y, además, en su celda, habrían encontrado un balde con una mancha de sangre.

Los restos de la víctima anoche permanecían alojados en la morgue judicial a disposición de la Fiscalía de turno. Le practicaban una autopsia y presumían que hoy al mediodía lo trasladarían a una sala velatoria solidaria.

Publicar un comentario

 
Top