Cholila Online

 

Por Ismael Tebes.

El jefe comunal advirtió que la situación de Mario Das Neves “es en una parte privada pero en otra parte, pública”. Y por eso pidió cortar con todas las “especulaciones”. Sobre la marcha de la economía advirtió: “Pobre de aquel que piense que puede salvarse solo”. Sus definiciones políticas.-¿Cómo define el trabajo de reconstrucción de la ciudad?

-Fue la catástrofe climática más grande de la historia y hasta diría de las más graves a nivel país. Comodoro puede estar hoy nuevamente en pie, circulando aún con miles de deudas y problemas; yendo hacia adelante, haciendo obra pública y teniendo un municipio sin problemas económicos. Hay una baja de petróleo importante y factores que incidieron en la economía casera pero seguimos proyectando, hay un Plan de Obras para el 2018 y estamos desarrollando un plan de asfalto de 120 cuadras. Ojalá pudieran acortarse los tiempos. Volver a tener el Comodoro que teníamos nos llevará años.

-¿La ciudad debe prepararse para aprender de la experiencia?

-Nunca pensamos que algo así iba a pasar. Cuando se mira otros fenómenos similares en el mundo y ve que se producen centenares de muertos, gracias a Dios no lo hemos sufrido. Estamos en un instancia de recuperación de calles y de asfalto. Todo se puede recuperar menos la vida. Y afortunadamente en ese sentido, podemos decirlo.

-¿Que le transmite al vecino afectado que aún no recibió ayuda?

-Todos tienen razón. Nadie estaba preparado para lo que pasó. Hay que seguir trabajando y todos los días solucionar un problema. Es la única forma, la crisis seguirá y durará pero ya hay avances notorios en algunos sectores impactados. Cada vecino en lo individual es un desafío, hay familias a las que hay que acompañar. Algunas pueden recuperar lo material porque tienen con qué pero lo sicológico es mucho más difícil.

-¿La situación financiera de la provincia puede influir en la economía de la ciudad?

-Estamos tomando los recaudos necesarios. Nos preocupa la situación política y financiera. Estamos viendo una profunda crisis institucional sumada a un combo explosivo, dado por la economía. Ojalá que en las próximas semanas nos podamos sentar y consideren nuestro pedido junto al resto de los actores provinciales. Si acá a la Provincia le va mal, a todos nos irá mal. Pobre de aquel que piense que puede salvarse solo. Estamos convencidos de que nos tiene que ir bien y ojalá que con la renovación interna se pueda avanzar en este pedido. Queremos saber en qué estado de situación está la Provincia. No hay que entrar en pánico pero sí debemos estar alertas. Tenemos la obligación para que la crisis no la sufran los que menos tienen.

-¿Cómo observa los cambios del gabinete provincial?

-Los cambios políticos los determinan los gobiernos. Con (Alberto) Gilardino tenía una excelente relación. Me parece que habrá más cambios en el Gabinete provincial porque lo que se viene es difícil y quienes están al frente de los distintos ministerios tienen que tener el “cuero” duro. Lo primero que tenemos que aceptar es que estamos inmersos en una crisis y de ahí, trabajar juntos para superarla. Queremos ser parte de la solución, debatir cómo tiene que ser y saber lo que está pasando. Tenemos que darle un mensaje claro a la población y trabajar por el bien del Chubut.

-¿Qué piensa de las expresiones políticas sobre la salud del gobernador Mario Das Neves?

-La salud del gobernador es en una parte privada pero en otra parte, pública. Es horrible hablar de la enfermedad de una persona, de cualquiera en realidad, pero se caerían todos los trascendidos y especulaciones con un informe oficial sobre la salud del gobernador. Yo le deseo siempre lo mejor aunque tenga grandes diferencias políticas. Quiero lo mejor para él y su familia. Me cuesta hablarlo y tocar el tema pero la realidad es que la Provincia necesita a un gobernador con todas las pilas y todas las energías.

-¿Evalúa la posibilidad de oxigenar su gabinete?

-Estamos muy consolidados. Tenemos un gran equipo de trabajo con las discusiones y peleas que se deben tener. Yo rescato la tarea del gabinete durante la emergencia, fue un ejemplo en su totalidad. Muchos piensan que los cambios sirven para oxigenar y yo no estoy de acuerdo con eso. Lo que oxigena es la consolidación de una estructura de trabajo. Igual los cambios deben hacerse cuando hay un sector que no trabaja como uno quiere. Hay que darle respaldo y garantía a la gente cuando las cosas salen bien.

-¿Qué aspectos de su gestión considera que debe manejar con mayor prudencia?

-Sin dudas, el presupuesto. Tenemos que apuntar a lo sectores más sensibles como Desarrollo Humano e Infraestructura. Detrás de la obra y el beneficio al vecino, hay mano de obra genuina que se genera para los comodorenses. Por eso el municipio viene trabajando con el Banco de Valores desde hace un año, un endeudamiento por casi 400 millones de pesos que tenemos muy avanzado. Seremos muy cautos porque no estarán estos fondos destinados a pagar sueldos, sino para obras.

-¿Cómo mira el clima eleccionario?

-Se disputarán dos proyectos de país totalmente diferentes. Cuando me dicen de volver al pasado con Cristina, yo digo que sí. En 18 meses se produjeron más de cinco mil despidos en Comodoro Rivadavia. Pregúntenle a la gente de Guilford si no quiere volver al pasado, a los metalúrgicos o a los petroleros. Queremos volver a tener una estabilidad económica y a contar con un gobierno que se preocupaba por la gente, con errores y aciertos. La prioridad siempre era el ciudadano. Hoy se hace oídos sordos y la Patagonia volvió a ser el patio trasero. Veo a funcionarios que vienen por un día y quieren dar cátedra de vida; prometen soluciones rápidas y después no los vemos más. Me gustaría que los mismos fondos que tan rápido le bajan a otras regiones, los traigan para acá.

-¿Es el candidato de Cambiemos el rival a vencer?

-Primero tenemos que hacer una buena elección nosotros. El rival del peronismo, es el peronismo mismo. Hemos demostrado que juntos nadie puede ganarnos. Noventa y ocho mil votos reafirman eso. Los peronistas tenemos que entender que hay un proyecto político que va por encima de cualquier candidato o dirigente. Hay que pensar que si a nosotros no nos va bien en octubre, a la gente no le irá bien. Tenemos que pensar en el trabajador sin empleo y en el jubilado que no llega a fin de mes.

-¿Cree en la unidad del peronismo?

-Totalmente. Va a ser posible, sin dudas. Lo necesita la provincia en este momento; los peronistas debemos estar unidos y entre todos limaremos estas diferencias que no son tales, sino que se trata de falta de diálogo. El 22 de octubre podemos darle un gran mensaje a la comunidad con un partido consolidado y con la mira puesta en la gente. Hay que dejar de lado las mezquindades, ya habrá tiempo de debatir quién es el mejor candidato, hoy se necesita una oposición dura y constructiva.

Publicar un comentario

 
Top