Cholila Online

 

COMODORO RIVADAVIA – El precandidato a diputado nacional por el Partido Justicialista – Frente para la Victoria, Ricardo Fueyo pidió: “Hagan que su voto valga. Pongan en valor su voto. Vamos a levantar la mano para todo aquello que favorezca a Chubut. Y nos opondremos a todo aquello que perjudique a la provincia. Tenemos las ganas y la experiencia para hacerlo”.

¿Qué lo llevó a aceptar esta precandidatura a una diputación nacional?

Vengo participando de la vida política de la ciudad y de la provincia desde hace muchos años. En mi familia, mi abuelo, mi padre y después yo hemos tenido participación política. Y siempre desde un lugar que busca sostener valores y construir para que nuestros hijos no tengan que vivir los mismos problemas que tuvieron que afrontar mi viejo o mi abuelo. Yo sigo participando porque ya soy abuelo joven, pero abuelo al fin, y no quiero que mi nieto tenga que enfrentarse a los mismos problemas con los que convivimos nosotros. Hay una realidad, la política tiene por objeto mejorar las condiciones de vida de la gente. Si no se logra este objetivo, la política queda circunscripta a un ámbito absolutamente minoritario y desenganchado de la sociedad.

Tengo entendido que se ha jubilado hace poco tiempo. ¿Hay una mirada diferente de la vida una vez jubilado?

Claramente. Uno tiene la experiencia de los años y se da cuenta realmente de los problemas a los que hay atender y los tiempos que exigen la búsqueda de esas soluciones. Si bien es cierto que uno ya no convive con una serie de preocupaciones dado que los hijos ya son grandes; ahora me preocupo mucho más que antes cuando veo lo caro y dificultoso que es acceder a una casa propia, lo costoso que es educar a los niños, la falta de oportunidades que tienen los jóvenes de insertarse en el mercado laboral. Lo difícil que está poder contar con una cobertura de salud que hoy exige casi obligatoriamente tener una prepaga o estar asociado a una obra social sindical. La falta de médicos (en particular pediatras) y los cierres de algunos servicios como ocurrió con La Española hace 3 o 4 años atrás. Ahora por suerte pudieron reabrir, pero no tenemos la cantidad de camas suficientes para los enfermos y trabajamos en un sistema de cama caliente. No terminaron de dar de alta a un paciente, que ya ingresaron a otro y así estamos.

De todas formas usted, ahora jubilado, sigue trabajando…

Voy a trabajar hasta que me metan en el cajón… (Risas). No lo puedo evitar, soy así. Además soy muy gasolero. Vivo en un departamento de un ambiente que alquilo y tengo un auto bastante viejito. Nada más. Me considero un servidor público en el real significado del concepto. Ese fue mi norte cuando fui empleado judicial, después como dirigente gremial, como concejal y como funcionario de Deportes tanto de Comodoro como de Chubut. Como servidor público me siento útil y quiero seguir siéndole útil a mi provincia.

Lo que no quiero que me pase ni a mí ni a ninguno que se jubile es que me obliguen a laburar hasta que me muera. El proyecto de Macri es extender la edad jubilatoria hasta los 70 años y si bien parece que el proyecto apunta a que sea una opción del jubilado a seguir trabajando, lo cierto es que esta opción es falsa. Los hombres y mujeres que se jubilan tienen que seguir trabajando porque no les queda otra; se enferman mucho más y sin embargo van a trabajar igual.

Le pasó a mi viejo. Cuando se jubiló se enfermó de Alzheimer y no pudo disfrutar su vejez. Murió de una manera muy fea y la verdad es que no quiero que a los jubilados argentinos les pase lo mismo.

¿Cuál es su principal debilidad o su principal fortaleza?

Mirá… cuando llegues a mi edad vas a ver que te sentís como un león. ¿Debilidad? Ninguna. Lo único que me dobla las rodillas es saber que mis hijos o mi nieto estén con problemas; ahí me meto y trato de no faltar. La figura de los abuelos es muy importante en una familia.

Y respecto a las fortalezas me siento muy bien. En lo personal estoy muy bien con mi compañera y mis hijos y en lo político tengo el respeto y el respaldo de un tipo como Linares que es otro león. Linares es como un huracán que empuja. Tiene una gran presencia territorial, está arriba personalmente de cada problema y tiene una obsesión que la compartimos: sabemos que este país y esta región se construyó con el aporte de miles de trabajadores que desde distintos lugares vinieron a la Patagonia a forjarla y a consolidarla. Y no vamos a aceptar que hoy, por el abandono del estado nacional, la clase trabajadora sea observada como la culpable de todos los males. Es inaceptable que Tecpetrol o cualquier empresa operadora prestadora de servicio plantee que le sobran 200 trabajadores como dijo el Sr. Ormachea (CEO de Tecpetrol) hace algunos días atrás. Resulta ser que ahora el problema son los trabajadores cuando no hace mucho tiempo fue esta misma operadora la que firmó una extensión de concesión en la que se comprometió a realizar una inversión determinada que hoy quiere posponer. Están locos si piensan que vamos a aceptar eso.

Ahora… dejame que te diga algo más. Tampoco entiendo la posición del gobierno provincial. El ministro de Hidrocarburos Sergio Bohe firmó una adenda en la que acepta que se pospongan inversiones. Y eso… ¿qué es, sino convalidar una baja de inversiones…? Bajar inversiones y bajar equipos de torre es sinónimo de despidos. Lo van a tener que explicar muy bien y si no decirle la verdad a la gente. Entre las empresas y la gente, Macri se inclinó siempre por las empresas.

Finalmente, ¿cómo se ve en la competencia con Arcioni y Menna?

Con el respeto que ambos me merecen, la verdad es que no creo que sean alternativas. Mirá cómo está el escenario. En el comienzo de su gobierno Das Neves se alineó a Macri y Frigerio era considerado el ministro estrella. El dasnevismo se jactaba de tener línea directa con el Presidente y su gabinete. ¡Mirá cómo le pagaron! Nos quietaron el barril criollo de petróleo y apostaron todo a Vaca Muerta; nos sacaron los reembolsos a las exportaciones por puertos patagónicos por la presión que hizo Provincia de Buenos Aires por el puerto de Bahía Blanca. Nos metieron la remodelación de un puerto y de un aeropuerto sin preguntarle a nadie, cuando lo que necesitamos en realidad es una circunvalación en Comodoro, rutas nacionales en condiciones, el corredor biocéanico, finalizar la doble trocha entre Trelew y Madryn. Facilitaron la extranjerización de tierras en la cordillera y les quitaron presión impositiva a las mineras. La Patagonia en general y Chubut en particular es la región del país más desfavorecida por la administración de Macri.

La pregunta que me hago y te hago a vos es: Menna ¿va a avalar todo eso? Si no lo avala, lo echan del bloque y si convalida esas decisiones le da la espalda a Chubut. Que le diga a la gente ahora qué va a hacer.

Por otra parte, Das Neves eligió abandonar el Partido Justicialista para las elecciones de 2013 y creó su propio partido político. Y la pregunta que nos debemos hacer es: ¿Qué influencia puede tener Das Neves a la hora de poner límites a la acciones de Macri? Muy poca o ninguna. No tiene número en la Cámara de Diputados para ser un freno a Macri. Es más, nos va a llamar a los justicialistas para que cumplamos esa función. Hay una realidad que es insoslayable: el único partido político que puede poner límites a Macri y su gobierno es el Justicialismo. Es el único partido político que tiene el número y la visión para marcarle la cancha a Macri.

Última. ¿Qué le pide a los electores para las elecciones del 13 de agosto?

Hagan que su voto valga. Pongan en valor su voto. Vamos a levantar la mano para todo aquello que favorezca a Chubut. Y nos opondremos a todo aquello que perjudique a la provincia. Tenemos las ganas y la experiencia para hacerlo.



Fuente: Diario Crónica

Publicar un comentario

 
Top