Cholila Online

 


El diputado de Convergencia, Alfredo Di Filippo, tildó de «payasada» la medida de la conducción del PJ de suspender las afiliaciones de los diputados que se desprendieron del bloque FPV.

«Así se actúa cuando no hay votos sino apretadas», sentenció el legislador que se fue del bloque FPV.

EL CHUBUT adelantó que esta semana la mesa del PJ intentará bajar las afiliaciones de Di Filippo, los mackarthystas Florencia Papaiani, Javier Cunha y Leandro Espinosa, y la legisladora nacional Ana Llanos. Ayer en la Legislatura bromeaban que Eduardo Conde había querido afiliar a Di Filippo a la UCR.

En diálogo con la prensa, Di Filippo puso en duda la legitimidad de la conducción del justicialismo al afirmar que llegaron al poder «por una decisión judicial». «Tengo más antecedentes en el PJ que todos los que están ahí adentro. Nunca me desafilié y aporto al partido», aseguró Di Filippo. 

El diputado de Convergencia desconoció a la actual conducción de los consejo de localidad de Rawson al igual que al presidente del PJ Trelew, Nincanor Arbeletche. «El PJ de Rawson pierde 5 a 1 en la interna los que están en el consejo de localidad. Llegaron en una decisión judicial. Y en Trelew ni quiero contarles: ¿se imaginan Maderna contra Arbeletche?», se despachó Di Filippo.

«ROSCA INTERNA»

En su diagnóstico del PJ, Di Filippo se hizo eco de las declaraciones de Alejandro Fernández Vecino, quien dijo que está en contra de las sanciones y «el bloque debería revisar su postura confrontativa porque ser opositor no alcanza cuando hay un Ejecutivo fuerte».

Consultado por su relación con el FPV, Di Filippo dejó en claro que mantiene un buen diálogo con el presidente del bloque, Javier Touriñán, y el diputado Blas Meza Evans, «porque son gente inteligente». Destacó que Touriñán «es muy capaz e inteligente», aunque «se le ha ido un poco de las manos el control del bloque».

El legislador provincial cuestionó que las razones que motivan las desafiliaciones «no pasan por una cuestión doctrinaria, sino por una conveniencia de grupo», en referencia a los desplazamientos de los secretarios Raúl «Bulín» Fernández y Edgardo «Magú» Alberti.

Con ironía, Di Filippo se preguntó si estos cambios legislativos «cambian la historia del peronismo» o ponen en crisis «algún punto básico de la Doctrina Peronista». Lejos de esto consideró que el problema pasa por «una rosca interna», y le recomendó a la conducción actual de Ricardo Mutio, que se fije cómo le fue a la UCR cuando comenzó a aplicar sanciones. «El radicalismo era imparable, empezaron a sancionar y quedaron con un diputado», sostuvo.

DIFERENCIAS CON ARTERO


Por otro lado, Di Filippo rompió el silencio y habló de su distanciamiento con la intendenta de Rawson, Rossana Artero. Dijo que «estoy preocupado por Rawson» y añandió que recientemente contactó a la intendenta para conversar sobre la gestión. Relativizó que vayan a hacerle un juicio político, pero advirtió que Artero «va a tener problemas porque la llevaron al barranco».

Di Filippo cuestionó que el Municipio «no tiene dinero, usó fondos indebidamente, los jubilados no tienen medicación, usan los fondos del bono para pavadas». Además, mencionó que el entorno que rodea hoy a la intendenta «se arrima para decirle que es bonita y anda muy bien, cuando anda muy mal». Recordó que los mismos que se le acercan ahora «estuvieron en contra en la campaña».

Di Filippo reveló que en diciembre pasado, mantuvo un duro cruce con Artero cuando le advirtió que el Municipio iba a entrar en crisis si no revertía algunas medidas. «La reté por el descontrol, había una situación de crisis con aumento de gastos y una explosión cerca. Ella fue llorando pidiendo que me denuncien por maltrato», relató Di Filippo.

Por último, Di Filippo aseguró que «todas las leyes que presenté fueron para beneficiar a Rawson. Entre estas enumeró la ley del bono provincial, la de los guardavidas y el fondo de langostinos», concluyó.

Publicar un comentario

 
Top