Cholila Online

 


"Desde FM ALAS, radio comunitaria de la ciudad de El Bolsón, queremos hacer público un suceso lamentable.  La puerta de la casa desde donde transmitimos todos los días nuestra programación, y donde funciona nuestra sala cultural con conciertos, talleres, obras de teatro y otras actividades, da a la Plazoleta Che Guevara.  Hace unos días cuando llegamos a abrir la puerta a la mañana, encontramos que en el cartel de la plazoleta, adelante estaba tachado el nombre del Che con aerosol negro, y atrás había una swastika pintada. 


Sin tener ningún dato acerca de quién lo puede haber pintado, queremos alertar que para nosotros no es un hecho para dejar pasar, sino que lo tomamos como una señal política clara, inconfundible y altamente preocupante.  Así como minimizar los acosos “menores” de los hombres contra las mujeres permite incrementar la violencia hasta llegar a violaciones y femicidios, no podemos minimizar una swastika delante de nuestra puerta.  En nuestro pueblo se han quemado radios y centros comunitarios muy recientemente.    

Este espacio es comunitario, funciona gracias al trabajo solidario y comprometido de muchísima gente, y lucha todos los días contra la discriminación, la xenofobia, el racismo y el patriarcado. La swastika simboliza todo eso en forma brutal.    

Este pueblo que se pinta de “mágico y natural” no está pasando por momentos tranquilos, y esta emisora no duda en señalar las formas en que los distintos estamentos del poder se abusan de la población.  Como para nombrar sólo algunos hechos recientes que venimos cubriendo periodísticamente: 

En este momento el magnate inglés Joe Lewis avanza con un proyecto de cableado para su hidroeléctrica privada que a todas luces es ilegal, cambiando la traza estipulada en la ley por una que pasa por terrenos judicializados por posibles ilegalidades en la cesión de tierras fiscales, y donde pretenden desarrollar un megaloteo turístico rechazado por gran parte de la población. No nos achicamos en señalar que, entre otras cosas, la empresa que pretende hacer el megaloteo tiene su domicilio fiscal en el estudio contable del intendente Bruno Pogliano. Y ante preguntas nuestras, la concejal local Cecilia Gori admite que el proyecto es claramente ilegal pero lo apoya igual porque cree que “traerá beneficios.”  Preguntamos entonces, ¿si una persona encargada de generar legislación muestra tan poco respeto por la ley, cómo se supone que la población va a confiar en el estado? 

Indicamos sin miedo los niveles de corrupción e ilegalidad en el accionar de las fuerzas de seguridad, desde el asesinato todavía impune de Coco Garrido en la comisaría local, la desaparición en las redes de trata de la adolescente Otoño Uriarte, el asesinato del policía Lucas Muñoz en Bariloche, la desaparición de Daniel Solano en Choele Choel, la represión brutal a las Pu Lof en Resistencia del Departamento Cushamen, además de la connivencia entre la policía y agentes de inteligencia actuando ilegalmente y tortura mediante para acusar al Lonko Facundo Jones Huala.  

En ese último caso, ahora sale a la luz que el gobierno nacional reivindica el trabajo ilegal de inteligencia en contra de esa comunidad mapuche, tratando su reclamo territorial como terrorismo a pesar de un fallo de la Corte Suprema de Justicia que dice lo contrario.  Además, el gobernador de Chubut Mario Das Neves descalifica al juez federal que anuló el procedimiento contra Facundo Jones Huala por ilegalidades policiales, aduciendo que “está del lado de los delincuentes”.  De nuevo, si cuando el poder judicial defiende las garantías constitucionales y denuncia los abusos policiales, lo ataca el poder político, ¿en qué podemos confiar? 

Confiamos en nosotros y nosotras. Confiamos en nuestra capacidad de resistir y existir en forma conjunta, de informarnos bien sobre todo lo que nos afecta, de actuar en consecuencia, de propiciar el debate nutrido en lugar de la multitud de monólogos, de defender nuestros derechos y de no callarnos ante los atropellos. Nuestro trabajo diario es poner el micrófono de esta radio a disposición.  Y no vamos a dejar de hacerlo por que nos pintaron una swastika.  

Al contrario, nos demuestra la importancia de seguir encontrándonos en este espacio y en otros tantos.  Nos motiva a poner esto en común para que no sea lo común. Que sepan que cada vez que sucede un hecho así, servirá para seguir multiplicando nuestras voces. "


La Minga de Alas

Publicar un comentario en la entrada

 
Top