Cholila Online

 


Entre el Valle y la Cordillera presenta varios tramos intransitables. el peor lugar, entre Las Plumas y Los Altares. Vialidad Nacional sólo tapa pozos. La obra de reparación quedó abandonada hace casi dos años porque las empresas contratistas se fueron antes de terminar.

Circular por la Ruta 25 entre Las Plumas y Los Altares, y también un poco más allá hasta Tecka, es una verdadera odisea. La falta de asfalto, los pozos, baches y el deterioro generalizado de las banquinas, convirtieron a la ruta que une al Valle con la Cordillera en un verdadero infierno.

Vehículos que se rompen, accidentes provocados por la imprudencia de los automovilistas que no bajan la velocidad a pesar del estado de la calzada y el organismo nacional que debe velar por el estado de las rutas, Vialidad Nacional, apenas tapando pozos para intentar que la situación no se agrave aún más.

Jornada intentó hablar con los responsables de la Distrito 13º de Vialidad Nacional, ahora a cargo de la ingeniera Natalia Danei, que reemplazó hace poco tiempo a un histórico como Ismael Millan, que ahora asumió la gerencia de la Regional Sur de DNV, sin embargo, el organismo tiene como norma centralizar en su sede de Buenos Aires los contactos con la prensa y, por ahora, no han dado explicaciones oficiales para entender lo que está ocurriendo en ese tramo de la Ruta 25.

De todos modos, algunos hechos públicos que ocurrieron en los últimos años permiten desentrañar el origen de la situación que desembocó con la actual situación.

Según pudo saber Jornada, desde Vialidad Nacional no desconocen el estado real de la Ruta 25 y, de hecho, en cada posibilidad que tienen desde el organismo se informa que constantemente están las cuadrillas trabajando en el tramo que abarca desde Las Plumas a Los Altares, que es el sector más deteriorado.

Sin embargo, admiten en privado que se trata sólo de un tratamiento paliativo de la calzada hasta que finalmente se licite una obra mayor que brinde una solución definitiva a ese tramo.

¿Por qué se llegó a este extremo, de una ruta que casi perdió el pavimento, y en la que hay que transitar por banquina para esquivar los baches? La Ruta 25 viene perdiendo calidad desde 2011. Por eso se decidió en su momento poner en marcha un proyecto para repavimentar un tramo de casi 170 kilómetros, que abarcaba el sector más complicado, entre Las Plumas y Los Altares.

En 2012 se llamó a licitación para esta obra, que fue dividida en tres tramos. El primero, desde el sector de Las Chapas hasta la localidad de Las Plumas. El segundo, desde el puente de Las Plumas hasta el cruce con el acceso a El Sombrero (Ruta Provincial Nº 27). Y el tercer tramo, desde allí hasta la localidad de Los Altares.

Los dos primeros tramos fueron adjudicados a la empresa Homaq S.A., mientras que el tercer tramo se adjudicó a la empresa Ingeniería y Arquitectura SRL.

A fines de 2013 se inició la obra que consistía en bacheo, construcción de banquinas y colocación de asfalto. El inicio de los trabajos también favoreció a la mano de obra de Las Plumas, que encontró fuentes de trabajo para más de 25 personas, contratadas por las empresas involucradas.

Todo funcionó pero por pocos meses. Los sucesivos conflictos que Homaq S.A. enfrentó con la UOCRA, que inclusive llegó a generar cortes de ruta de manifestantes, fueron escalando por diversos motivos.

En noviembre de 2014, la empresa Homaq S.A. le anunció a Vialidad Nacional que no podía seguir con el contrato, firmó la recisión y abandonó la obra.

Pocos meses después, en enero de 2015, esgrimiendo motivos similares, la empresa Ingeniería y Arquitectura SRL tomó la misma decisión y dejó el otro tramo de la obra.

Los que conocen el paño le adjudican al anterior gobierno provincial y al entonces gobernador Martín Buzzi el haber tenido “poca pericia” para negociar con la partes y trabajar con el gremio para evitar que la cuerda se tense tanto y las empresas encontraran la excusa perfecta para abandonar la obra de repavimentación de la Ruta 25.

Actualmente, en Vialidad Nacional trabajan en un proyecto para atender los tramos más críticos de la ruta de manera regional, con el aporte de personal y equipos de diferentes provincias, que junto al personal del Distrito de Chubut buscarán arreglar los sectores más comprometidos.

A su vez se elaboró un proyecto para repavimentar un tramo de 30 kilómetros entre Las Plumas y Los Altares que ya se encuentra en la Casa Central de Vialidad Nacional. Pero mientras tanto, sólo queda transitar con mucha precaución y esquivando baches.


Jornada

Publicar un comentario en la entrada

 
Top