Cholila Online

 


Así lo aseguró el juez de paz Marcelo Muscillo, quien además enfatizó: “Estamos con una estadística de una denuncia diaria”.

“Los datos son para preocuparse, gravísimos, poco menos que escalofriantes”, aseguró ayer el juez de paz, Marcelo Muscillo, sobre los hechos de violencia de género denunciados durante los últimos años.

Graficó al respecto que “este es el primer escalón, junto a la comisaría, donde se atienden las situaciones judiciales. Se han dado casos, por ejemplo, de recibir de 10 denuncias en un solo día. En promedio, estamos con una estadística de una denuncia diaria, que es un valor alto para una pequeña comunidad como esta”.

“Estamos sobre las 300 denuncias anuales -insistió-, pero es solo la punta de un iceberg, ya que son muchas las mujeres que prefieren no hacer la acusación formal y resolver su historia de otra manera”.

Acerca de la respuesta institucional, precisó que “siempre buscamos ofrecer otro tipo de abordaje, ya que la víctima necesita una contención especial. Lo más recurrente son mujeres golpeadas, aunque la problemática tiene otras expresiones muy claras y contundentes -más allá de la violencia física-, algunas graves como amenazas sobre los niños, violencia emocional (’si te veo con otro me mato’), violencia sexual o económica; además del aislamiento de la protagonista, quien queda sin relación con su familia o amistades y sin posibilidades de trabajar o estudiar”.

Dato: 350 denuncias por violencia de género se recibieron durante 2015.
Muscillo coincidió además con el Consejo Local de la Mujer en su demanda de contar con una oficina tutelar en la Comisaría 12°. “Es una enorme necesidad que el sistema policial este preparado para este tipo de contingencias. Hay una persona encargada, pero se requiere el fortalecimiento de este espacio. El sistema judicial también tiene que adaptarse y tener mejores respuestas ante la solicitud de una mujer vulnerada o de niños víctimas de violencia, más allá de que siempre falten recursos”, acotó.

Valoró enseguida que “no se trata de un problema legal. La Ley 3040 está bien pensada en general, más allá de un universo muy amplio de situaciones y donde no todos están incorporados”.

Desde su óptica, “el gran desafío es cultural y tenemos herramientas para la revisión de nuestras relaciones en comunidad, de profundizar la educación desde el embarazo, la familia y todas las etapas de escolarización”.

Resaltó además que “trabajamos bastante con los estudiantes secundarios, porque el tema de los celos en el noviazgo están vistos como una muestra de cariño, pero después de grandes se transforma en una de las principales excusas o disparadores de violencia”.


Río Negro

Publicar un comentario en la entrada

 
Top