Cholila Online

 


El presidente del partido, José Luis Gioja, dijo que "las fuerzas del trabajo están calientes" por el veto presidencial, pero aclaró: "No somos nosotros los que tenemos que decidir, sino los trabajadores"


El ministro de Trabajo, Jorge Triaca, pidió hoy a la oposición “trabajar con seriedad” y sin “politiquería”, luego del veto del presidente Mauricio Macri a la llamada ley antidespidos, mientras el jefe del PJ, José Luis Gioja, advirtió que el justicialismo va a “apoyar” eventuales medidas de fuerza sindicales contra la decisión del mandatario.



Triaca sostuvo que la ley de Emergencia Ocupacional sancionada por el Congreso constituía un “cepo al trabajo”, por lo que “dentro del marco de las instituciones y lo que establece la Constitución”, el Gobierno “tomó la decisión que tenía que tomar”.



Por su parte, Gioja señaló que el PJ va a “apoyar” las “medidas que tome la dirigencia sindical” ante la determinación de Macri de ayer, aunque aclaró: “No somos nosotros los que tenemos que decidir, sino los trabajadores”.



Triaca tampoco descartó que Macri vuelva a hacer uso del veto, al señalar que el mandatario “tiene una determinación muy clara y cree que este gobierno vino a hacer una transformación a favor de los argentinos”, por lo que “va a utilizar todos los mecanismos dentro de la ley para llevar adelante esa transformación”.



Tras señalar que el macrismo es consciente de que el país atraviesa “momentos difíciles”, planteó que que se debe “trabajar con seriedad y no con politiquería, tratando de sacar ventaja en lo inmediato”.



A su turno, el diputado por Cambiemos Pablo Tonelli señaló que el veto fue “la mejor forma de terminar con esta ley, que ya desde el principio partió de una premisa falsa”.



Pero Gioja apuntó que “las fuerzas del trabajo están calientes” e insinuó que “pareciera” que el veto fue “para seguir echando gente del Estado” porque “con un mercado interno que se retrae, una inflación alta y medidas que no favorecen a las mayorías, la falta de trabajo es un tema cierto”. “Si no”, remarcó, Macri “no hubiera convocado a sus amigos y no les hubiera pedido que firmen un papel”, dijo en referencia al acuerdo que la Casa Rosada rubricó con empresarios para sostener las fuentes de trabajo.



Además, enfatizó que le “costaba entender” que la decisión de Macri “no sea” para “hacer algo para un sector que no es el que la está pasando peor, y que a lo mejor le pidieron que haga el veto”. Desde el sindicalismo, en tanto, el secretario adjunto del Sindicato de Camioneros, Pablo Moyano, calificó como un “error histórico” el veto y advirtió que las centrales tienen que “hacer algo”, ya sea un “paro” o una “movilización”. “Es fundamental que haya una ley para proteger al trabajo. Si el Gobierno dice que van a venir tantas inversiones, ¿por qué el temor? Creo que el Gobierno esconde algo”, sugirió.



Por su parte, el abogado laboralista Julián De Diego dijo estar “de acuerdo” con el veto porque “desde todo punto de vista era una norma que tenía fallas técnicas importantes” y “había contradicciones”.



Tras señalar que “no hay despidos colectivos” sino “movimiento en el mercado”, aunque “como no hay mediciones no se puede saber qué es lo que pasa”, pidió en un comunicado “una batería de medidas para dar seguridad a la gente y generar nuevos puestos de trabajo”.


DyN

Publicar un comentario en la entrada

 
Top