Cholila Online

 


Las provincias de Chubut, Río Negro, Neuquén y Tierra del Fuego, junto a organismos nacionales y expertos neozelandeses evalúan e intercambian experiencias en las estrategias para la contención del alga Didymo. 
Funcionarios y técnicos de la Secretaría de Ambiente del Chubut y de la Dirección de Pesca Continental participaron este martes de reuniones con organismos regionales y nacionales, para el análisis conjunto de la situación que presenta la invasión del alga Didymo que desde el año 2010 afecta a diversos ambientes acuáticos de la región cordillerana.
De estas reuniones participan también especialistas de organismos estatales de Nueva Zelanda, que cuentan con mayor experiencia en el tema dado que allí este fenómeno comenzó a partir de 2004.
En el orden nacional se encontraron representados el Grupo de Trabajo de Recursos Acuáticos de la Secretaría de Ambiente y Desarrollo Sustentable de la Nación (SAyDS), representantes provinciales de Neuquén, Río Negro y Tierra del Fuego; de la Comisión Técnica Regional (CTR) y técnicos de la Administración de Parques Nacionales dedicados a enfrentar este problema.
La reunión de intercambio de experiencias se desarrolló en el Parque Nacional Los Alerces, en tanto que los especialistas realizan recorridas en las áreas afectadas por esta especie y en las cuencas donde se implementaron medidas para evitar su ingreso como parte del proyecto de elaboración e implementación de la Estrategia Nacional de Especies Exóticas Invasoras.
Walter Frizzera, a cargo del área Técnica de la Dirección General de Pesca Continental, indicó que en la provincia del Chubut se han registrado 23 ambientes afectados por el alga microscópica.
“Hemos recogido muestras en 83 ambientes en toda la región dentro de la provincia, de los cuales 76 ya tenemos resultados y dentro de esos, 23 son los positivos”, dijo Frizzera.
Destacó la importancia del encuentro “porque nos permite conocer la experiencia en otras provincias de la región. La propagación del alga se ha producido a través de los equipos de pescadores deportivos que recorren diferentes zonas pesqueras en la región y en varios países. La limpieza deficiente de estos equipos permite la transferencia de microorganismos entre los ambientes y la propagación de los mismos en el caso como la Didymo”.
Por su parte, Julieta Muñiz Saavedra, directora general de Biología Acuática de la provincia de Neuquén, destacó la rápida organización de la Comisión Técnica  Regional coordinada por la Secretaría de Ambiente de Nación, tras los primeros indicios de Didymo en la Patagonia.
Asimismo sostuvo que “por las características de esta especie (un alga microscópica que se extiende formando una gruesa capa musgosa en el lecho de ríos y lagos), la experiencia indica que resultan infructuosos los esfuerzos por erradicarla, de modo que debemos concentrarnos en impedir que se propague a otros ambientes, y aprender a convivir con ella allí donde se ha instalado”.
Nueva Zelanda comparte con la Patagonia Argentina el problema de la invasión de Didymo, sólo que en su caso, la presencia del alga lleva más tiempo y la Agencia Nacional de Bioseguridad ha acumulado experiencia en el manejo de esta problemática. La delegación técnica que participó del encuentro estuvo integrada por los especialistas Jeff Donaldson y Hernando Acosta.
Acosta, integrante del área de Bioseguirdad del  Ministerio de Producción Primaria de Nueva Zelanda, sostuvo que en la experiencia de ese país han derivado en prácticas de prevención a la expansión del alga, que ahora son aplicadas en nuestra región.
“Hoy estamos usando la estrategia de concientizar a los pescadores deportivos, que son el principal vector para la expansión del alga, en la práctica de ‘revise, limpie y seque’, que son los pasos simples pero necesarios para esta prevención”, indicó.
Acosta enfatizó asimismo que estas estrategias están destinadas no solo a evitar la expansión del alga invasora, sino de cualquier otro microorganismo que pueda ser portado en los equipos de pesca deportiva.
En cuanto a los resultados de estas medidas, el funcionario neozelandés indicó que el alga se encuentra presente sólo en una de las dos islas que componen ese país de Oceanía: “La isla sur mantiene contenida el área afectada y entendemos que gracias a estas medidas y estrategias no se ha propagado hacia la isla norte”, informó Acosta.
De acuerdo a los informes suministrados, las especies exóticas invasoras representan una de las principales amenazas para la conservación de la biodiversidad y los ambientes naturales y son, al mismo tiempo, causa de importantes pérdidas económicas, como así también de otros impactos sociales.
El caso del alga invasora Dydimo representa un desafío particular, ya que por tratarse de un alga microscópica, controlarla resulta extremadamente dificultoso y se requieren, en cambio, acciones de contención y de identificación de áreas de alto valor que aún se mantengan libres de la especie de modo de evitar su llegada.
Las acciones incluyen el sector cordillerano de las provincias de Río Negro, Neuquén y Chubut, donde una eficaz contención del alga Didymo evitará transformaciones ambientales profundas en ecosistemas de agua dulce que resultan únicos a nivel mundial.
Dado que los pesqueros patagónicos forman parte de circuitos internacionales de pesca deportiva, la contención de la especie y el mantenimiento de áreas libres de invasión, junto con las medidas de prevención de dispersión entre pescadores deportivos provenientes de distintos países, reducirán también el riesgo de expansión global de la especie.

Publicar un comentario en la entrada

 
Top