Cholila Online

 

El fiscal de Estado, Miguel Montoya, criticó duramente al fiscal de Esquel, Fernando Rivarola, por considerar que recibió información clasificada, lo cual está prohibido por la ley, según entiende. "Es incompetente o tiene malas prácticas de recibir 'buchones' para recibir información", señaló el funcionario calificando de grave las prácticas de espionaje.

A casi 10 días de que se dieran a conocer las fichas de 22 militantes sociales, periodistas y habitantes de Esquel que habrían sido espiados por un organismo del Estado Nacional, el fiscal de Estado provincial, Miguel Montoya, criticó duramente al fiscal de esa ciudad, Fernando Rivarola, quien disponía de la información que finalmente fue presentada por el defensor público, Fernando Radziwilowski, en una disputa judicial entre la multinacional Benetton y el Lof Mapuche en Resistencia del Departamento Cushamen.

Montoya habló con Radio Del Mar, donde calificó como "temario" que un fiscal del Poder Judicial reciba información clasificada, presuntamente por la Secretaria de Inteligencia (SI). “La ciudadanía está viendo un espectáculo de una pelea interna, pero la gravedad institucional de que seamos espiados y que un fiscal participa alegremente recibiendo información de este modo irregular, la verdad que asusta bastante", señaló.

"La prueba realizada es nula. Entonces, o es muy incompetente o tiene malas prácticas de recibir 'buchones' para recibir información. La verdad es por lo menos temerario”, agregó.

Es que, según explicó Montoya, la información de la causa que ahora está en manos de la Justicia Federal es clasificada, por lo que es ilegal que haya sido entregada por un agente del Estado, ya que se debe mantener su secreto y su confiabilidad hasta que sea desclasificada por el Gobierno Nacional.

De esta forma el agente que entregó la información habría cometido un delito, pero también el fiscal, quien recibió la información sabiendo que esto no es legal, según entiende Montoya. “No debía haberlo recibido, pero cuando usted va siguiendo el razonamiento lógico de que esta persona habría incorporado a la computadora del fiscal está información, no da la sensación de que es una persona que lo visita por primera vez”, deslizó.

"Yo a una persona que no conozco, que no debo recibir, no le permito utilizar mi máquina y menos un abogado que sabe de qué se trata la ley de inteligencia; sabe que es absolutamente restrictivo y que es ilegal permitir que esté divulgando información de inteligencia”, agregó insinuando que esta práctica podría tener otros antecedentes.

Para Montoya, "estamos ante un hecho de gravedad institucional en el desempeño de un fiscal de un estado democrático, de aceptar ya sea vía irregular información de inteligencia que estaba muy restringida”.

El Patagónico

Publicar un comentario en la entrada

 
Top