Cholila Online

 

Se trata de Oscar “Chito” Alarcón, quien se presenta como candidato a diputado provincial del ChuSoTo. Una familia de Rawson lo acusa de haberse apoderado ilegalmente de bienes de una sucesión, pagándolos al 10 por ciento de su valor. Alarcón no podría demostrar el origen de los fondos con los que pagó por estos bienes. Otro caso delictivo en el entorno de Das Neves, que sigue diciendo que su gente “hace bien”.
“Chito” siempre fue uno de los más conspicuos integrantes de la troupe que acompañaba al cacique durante sus recorridas. A cargo del área de Ceremonial, era el responsable de acomodar los micrófonos para que hablara su jefe. Siempre lo hacía a la altura de su frente, con lo que se aseguraba de que estuvieran en el lugar justo para que Das Neves los utilizara. Por su baja estatura, a “Chito” también se lo conocía como “Nolo”, de “no lo pisen”.
Este personaje que bien podría ser simpático si no fuera por las graves denuncias que pesan sobre él, fue premiado con un cargo en la lista de diputados provinciales del ChuSoTo. Pero también fue blanco de una denuncia por estafa por parte de la familia Tocho, de Rawson, la cual asegura que Alarcón se quedó irregularmente con bienes de una sucesión.
Según la denuncia presentada por los Tocho ante la Justicia, “Chito” Alarcón se quedó con cuatro terrenos y cuatro locales en Playa Unión, valuados en cerca de 10 millones de pesos, por los cuales apenas pagó un millón y medio. Además, de la misma forma, se hizo de varios vehículos cero kilómetro que estaban en un juicio de sucesión.
Para quedarse con estos bienes, Alarcón se valió de una relación con una familiar de los Tocho, la cual tenía un poder cuya validez está bajo la lupa de los investigadores. Por ello, la Justicia dictó una medida de no innovar, congelando el traspaso de los bienes hasta que se determine la legalidad de la operación.
Pero los problemas para el pequeño candidato chusotista no se terminan ahí, ya que también la AFIP investiga su patrimonio. “Chito” no tendría forma de justificar ni siquiera el millón y medio de pesos con el cual compró esos bienes que valen diez veces más que lo que los pagó.
“Chito” Alarcón fue con su presencia, sin duda, un estandarte de los años del dasnevismo en el poder. Ahora también suma otra de las características del chusotismo: estar sospechado de un acto ilegal. Toda una paradoja para un partido cuyo slogan es “hacer bien”.




Fuente: Moll Madryn Noticias

Publicar un comentario en la entrada

 
Top