Cholila Online

 

Esta entrega forma parte del premio por quince aciertos del Telekino obtenido por un vecino de Comodoro Rivadavia, quien recibió dinero efectivo, una camioneta y una casa rodante y eligió esta institución para ser beneficiada con acción social directa.
El Instituto de Asistencia Social de Chubut (IAS) entregó este miércoles una tonelada de alimento al Comedor “Mirella de Angulo”, de Comodoro Rivadavia, como parte de las acciones orientadas a la comunidad que se promueven a partir de los fondos que ingresan a través de los distintos juegos oficiales de la Provincia. En este caso, se trata de un aporte social proveniente del Telekino que fuera ganado por una vecina comodorense, quien eligió a esta organización para que recibiera la donación.
La entrega que se realizó esta mañana en el comedor del barrio Las Flores fue recepcionada por Norma Angulo, la hija de la fundadora.
La donación forma parte del premio por quince aciertos del Telekino obtenido por un vecino de Comodoro Rivadavia, el cual incluye no solo un premio económico muy importante para el ganador sino el aporte de una tonelada de alimentos a la institución solidaria de su elección. El Telekino es un juego de la Lotería de Tucumán que se comercializa en nuestra provincia a través de Lotería del Chubut, y como sucede con todas las loterías del país, la acción social forma parte de sus objetivos principales.
En esta oportunidad, el ganador comodorense de los más de 2,6 millones de pesos, una Toyota Hilux 0KM y una casa rodante correspondiente al sorteo N° 1213 de Telekino, decidió que el aporte social fuera para el Comedor de ‘Mirella de Angulo’.
Reconocimiento a la historia solidaria
El gerente de juegos de Lotería del Chubut, Mariano Almirón, puso en valor la acción social que se realiza a partir de lo recaudado por los juegos oficiales, tanto en este caso el Telekino, como el que continuamente realiza Lotería del Chubut, y destacó la decisión de “un apostador de Comodoro Rivadavia tuvo la gratitud de elegir a esta institución, que hace al bien común, y sobre todo a quienes lo necesitan y les brindan un plato de comida caliente”.
“Este es el trabajo que hace silenciosamente desde Las Flores esta familia, con historia solidaria, con continuidad, y para que chicos y abuelos tengan un lugarcito para venir”, remarcó Almirón y sostuvo que “esto habla de la humanidad de la gente que lleva adelante el comedor como de la apostadora que hace uso de esa opción para poder llegar a estos chicos”.
Por su parte, el gerente comercial de Loterking S.A (Telekino), Guillermo Pflüger, explicó que “desde diciembre de 1999 a cada ganador de los quince aciertos del Telekino le consultamos a que organización quiere realizar la donación”, y señaló que “esta es la tonelada número 371″.
Explicó que se entrega una tonelada de alimentos, comprada a nivel local “para que la plata quede en la localidad, y los elementos adquiridos son de los más sensibles que puede necesitar un comedor”.
Destacó que, si bien es la primera vez que está entrega se realiza en Comodoro Rivadavia, es la tercera en la Provincia del Chubut. “Esto es genial, porque gente como Norma (Angulo) que hacen una tarea tan loable, hay en todo el país”, apuntó.
Agradecimiento sin fronteras
“Estamos más que felices”, expresó Norma Angulo, la responsable del Comedor de Mirella, y remarcó que “no pensábamos que íbamos a recibir esta donación que es muy importante para trabajar con la gente”.
“Nunca habíamos recibido tanto así, junto, siempre recibimos de a poco que nos sirve un montón también porque estamos trabajando todos los días con lo que la gente nos da”, señaló, y sostuvo que “toda la ciudad colabora”, puntualizando que la mayor parte de la ayuda la reciben de vecinos, algunas empresas que prefieren mantenerse anónimas, y “personas que juntan dinero y me traen mercadería”. “Yo siempre les digo que me traigan mercadería, no dinero”, remarcó.
En el comedor trabajan voluntariamente entre 4 y 6 personas que a diario preparan el almuerzo para abuelos solos, madres con sus hijos, jóvenes, y adultos; comensales que varían de jornada a jornada pero cuyo número ronda la centena. Ubicado en el barrio Las Flores, este espacio abre las puertas a vecinos de los barrios La Floresta, San Martín, Pietrobelli y Newbery.
Norma indicó que, además del almuerzo, “en horas de la tarde también se hace entrega de leche y fideos para la gente más necesitada”, agregó, metodología que refuerza el compartir y comer en familia en los hogares de mayor vulnerabilidad social.
Norma agradeció a toda la comunidad por su acompañamiento y valoró que “siempre tenemos el apoyo de la gente, sin eso no podríamos estar hoy”. Además, mencionó que “tenemos un ropero comunitario, todo lo que traen acá se da, nunca vendemos ni hacemos feria ni intercambiamos ni nada: así como llega se va”.
Sostuvo que “atendemos a todos, la panza no tiene fronteras, el hambre no tiene fronteras, y nunca le negamos la comida a nadie a la hora que sea”. Al mismo tiempo, consideró que la situación del barrio ha mejorado “porque en enero teníamos 160 personas viniendo y hoy son cien, eso nos da la pauta de que está un poco mejor la cosa; la gente cuando tiene trabajo no viene a buscar su vianda”.

Publicar un comentario en la entrada

 
Top